Cómo mejorar tu conexión de WiFi durante el viaje

Si acaso existe un problema persistente entre los viajeros modernos que transportan consigo sus dispositivos electrónicos para conectarse a Internet de manera inalámbrica y trabajar o comunicarse, ése es el de la conectividad misma.

Y es que, un viajero en tránsito está desposeído de sus servicios de banda ancha o bien el servicio de plan de datos móviles de que dispone no cuenta con buena cobertura en la ciudad o país donde se encuentra.

Largas horas de espera en un aeropuerto, un hotel que por no cobrar el servicio de WiFi promociona un servicio muy cerca a lo deficiente o un café atestado de ordenadores conectados que te hace imposible cargar los sitios que quieres verificar, pueden hacer de tu viaje un suplicio. Pero también hay algunos trucos que puedes emplear para mejorar tu conexión de WiFi y estar más tranquilo de que, incluso donde hay baja señal, podrás transferir archivos.

Conecta el ordenador / móvil a la corriente eléctrica:

En ocasiones de batería baja, una de las funciones de los dispositivos electrónicos que primero se desactivan o se bajan en rendimiento para optimizar la durabilidad de la batería es el de antena de WiFi.

Si la tarjeta de red inalámbrica de tu portátil o móvil tiene una cantidad significativa de energía para funcionar de manera óptima, podrás tener una mejor conexión WiFi, incluso cuando la señal del router sea baja.

Haz un paneo de 360º:

Las señales inalámbricas, a diferencia de lo que se piensa, no se expanden en línea recta desde el emisor (Router), sino que rebotan, se absorben y desvían en una variedad de superficies que se encuentran entre tu ordenador y la antena emisora.

Estas superficies incluyen a las personas que están contigo en la mesa, o en la mesa contigua del café donde te conectas. Incluyen tu propio cuerpo.

Si no sabes dónde está el router, hacer un paneo de 360º con el ordenador o móvil para descubrir en qué dirección tienes la mejor recepción te será muy útil para escoger el mejor sitio donde sentarte y hacia que dirección apuntar con tu dispositivo.

Si estás en un espacio público en el que parece haber muchas conexiones de WiFi disponibles, puedes utilizar una aplicación para medir cuál de las señales es más intensa y de dónde proviene para dirigir tu dispositivo hacia ella o acercarte más de manera de mejorar tu conectividad.

Algunas de las que puedes usar son HeatMapper (Windows) o NetSpot (Mac) para obtener un diseño visual de las señales de WiFi.

Invierte en una antena USB inalámbrica

Estos dispositivos pueden ampliar tu alcance inalámbrico de 3 a 5 veces. Además, son de bajo costo y no ocupan mucho espacio en tu mochila. El único inconveniente es que van a consumir más energía, alrededor de un 10-30% más, que la incorporada en la tarjeta inalámbrica. Pero si estás en un hotel y puedes conectarte a la corriente, no tendrás problema con ello.

Busca Redes Inalámbricas ocultas

Muchos aeropuertos, estaciones de autobús y de tren no se molestan en cifrar sus conexiones inalámbricas para los trabajadores contratados, sino que simplemente ocultan el SSID (nombre de la red pública). Tanto NetStumbler (Windows) y KisMAC (Mac) puede descubrir esas conexiones invisibles inalámbricas que podrían estar flotando alrededor y a las que puedes conectarte.

Colócate cerca de superficies metálicas y espejos

Así como hemos dicho más arriba que las ondas del WiFi rebotan, ahora es momento de usar esos rebotes de manera de mejorar tu conexión. Los espejos y superficies metálicas reflejan las conexiones inalámbricas hasta 1 – 3 metros de ellas de manera que si te colocas a esa distancia de una superficie con estas características, puedes captar una señal que, de otra forma, no cogerías.

Fotografía:  Jacek Becela en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...