Ciudades subterráneas con orígenes milenarios

En el mundo hay una gran cantidad de ciudades todavía por descubrir, pero todas tienen un factor común, se encuentran sobre la tierra. Sin embargo, conocer una ciudad subterránea es posible, y definitivamente, es otro mundo. Estas nuevas ciudades son los restos de antiguos túneles que servían de escondite en períodos de guerra, o simplemente servían para unir diferentes puntos de las ciudades sin que nadie más tuviera consciencia de ello, como por ejemplo, los enemigos. En la actualidad, estos canales descubiertos, son sometidos a la exposición de todos los que deseen viajar al mundo subterráneo, a descubrir verdaderas ciudades que se encuentran bajo los pies.

Catacumbas.

Catacumbas.

En una ruta turística por las más increíbles ciudades subterráneas, se pueden encontrar verdaderos monumentos históricos. Todas estas vías bajo tierra tienen un pasado de miles de años atrás, por lo que son auténticas maravillas que pertenecen al pasado de la humanidad. La práctica de rituales, la supervivencia en épocas de guerra, la función estratégica para atacar al enemigo, una gran variedad de funciones que los antepasados idearon para poder sobrevivir.

Una de las más famosas sin duda son las Catacumbas romanas, un paseo por los túneles que llegan a alcanzar cientos de km. de extensión. Se constituye como un auténtico lugar de culto de la creencia divina cristiana. Son los restos de los primeros creyentes de Dios bajo la tierra, generando una gran galería que forma un laberinto. Estos cementerios de Roma albergan una gran cantidad de cadáveres, que se encuentran a lo largo de todo el recorrido, y que más tarde hubo que trasladar a las iglesia para evitar los posibles saqueos. Las Catacumbas son un gran reconocimiento a la historia del cristianismo en Europa.

Mucho más accesible para todos, es la Cueva de Hércules, situada en Toledo. Los túneles que componen esta villa subterránea llegan a componerse de varias decenas de km. No obstante, muchos de estos se hayan inexplorables, ya que se encuentran bajo la iglesia de San Ginés, un lugar desaparecido de la geografía española. Muchas zonas de estos laberínticos túneles, se encuentran en malas condiciones, o sufren algún que otro derrumbe, por lo que es imposible recorrer al cien por cien todos los caminos subterráneos.

Otro punto en el que se encuentra una impresionante red de túneles bajo tierra, es en las profundidades del Castillo de Dover, en Inglaterra. Construidos en la Edad Media, eran utilizados como refugio en las Guerras Napoleónicas, como cuarteles en los que todos los soldados eran convocados para prepararlos en la invasión de Francia. De gran importancia durante la Segunda Guerra Mundial, este enorme complejo se puede disfrutar mediante una visita guiada por la historia de Inglaterra.

Y no hay que olvidar la villa subterránea de Montreal, la red de túneles bajo tierra más grande del mundo. Compuesta por más de 30 km de longitud, tiene una conexión directa con tiendas, con edificios, con hoteles, con bancos, con oficinas y con universidades, con museos, con estaciones de metro, etc. Vinculada con más del 80% del espacio comercial de toda Montreal, reuniendo más de 2.000 negocios.

Estas maravillas subterráneas son una alternativa ideal para conocer nuevos mundos, una experiencia sobre cómo la historia de los antepasados deja huella en el mundo actual. Un destino tanto social como cultural, que albergan tantos misterios que deben ser aun resueltos. Un destino para descubrir los misterios de la gente los que apenas queda constancia de aquella época milenaria. Un destino que traslada al turista a una sensación única de encontrarse en un lugar fantástico, inédito, lejos del mundo real, lejos del sol, y mucho más cerca de vivir en presente el pasado de la humanidad.

Foto: Arkangel

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...