Bologna, la ciudad roja

En esta entrada viajamos a Bologna, la llamada ciudad roja, en el norte de Italia. Aquí probamos el tagliatelle y recorremos el casco antiguo de la ciudad.

El norte de Italia nos ofrece una de las ciudades históricas mejor conservadas con uno de los cascos antiguos medievales más grandes de toda Europa. Nos referimos a la ciudad de Bologna, ubicada cerca de los Apeninos. La llamada cariñosamente “ciudad roja” nos recibe con una extensa oferta cultural y una cocina muy contundente que nos aportará la energía necesaria para los recorridos por calles llenas de historia en las que iremos escuchando los relatos de los sobrevivientes o descendientes del Partido Comunista Italiano.

Plaza Maggiore tomada de Wikipedia

Plaza Maggiore tomada de Wikipedia

Justamente es por esto que a Bologna se le conoce como la ciudad roja, aunque lo propio se argumenta por el hecho del color que ostentan sus tejados y fachadas. Bologna es además un importante, al estar comunicado con las ciudades más importantes de la región italiana por una efectiva red de autopistas. El símbolo de Bologna son las Dos Torres y es lo primero que hay que conocer. La vista es estupenda desde la Torre Asinelli y si el clima nos favorece, podemos divisar los Apeninos e incluso la ciudad de Verona.

Luego hay que conocer la Pinacoteca Nacional que es uno de los museos italianos más importantes. Aquí apreciaremos una treintena de salas con lo mejor de la escuela boloñesa que va de la época del Renacimiento a los años de la Contrarreforma. Luego podemos ir a conocer la Basílica de San Petronio, el monumento religioso más importante en Bologna. Esta basílica fue construida en honor al patrono de la ciudad y data de fines del siglo XIV.


En Bologna también podemos visitar otras iglesias de excelente arquitectura como Santo Stefano, San Domenico, San Giacomo Maggiore, ésta última ubicada en la plaza del mismo nombre. Otras visitas recomendadas en Bologna son al Real Colegio de España, el Teatro Comunale, las Tumbas de los Glosadores y el Archiginnasio. Antes de proseguir con nuestro recorrido por Bologna, debemos hacer un alto y probar los tagliatelle a la boloñesa o el tortellini en sopa que son los platos más representativos de la ciudad.

Basílica de San Petronio tomada de Wikipedia

Basílica de San Petronio tomada de Wikipedia

Rematamos el almuerzo con un buen vino Sangiovese y ya estamos listos para recorrer los 37 kilómetros de pórticos que nos aguardan en el casco antiguo de Bologna. En esta zona veremos el Pórtico de San Luca que es el más largo del mundo con 3, 5 kilómetros de extensión.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...