Badeschiff, un baño playero en Berlín

Una playa artificial a orillas del río Spree y su piscina, ubicada en el interior de un antiguo buque, se convierten en la forma más refrescante y curiosa de pasar un día soleado en la capital alemana.

Badeschiff

Pese a estar lejos de la costa, y más aún de un litoral de aguas cálidas y arena fina, Berlín es un destino perfecto para refrescarse en verano. Y no solo porque el tiempo no sea tan cálido como en Sevilla, en Madrid o Barcelona (que la mayoría de los días también), sino porque cuenta con una oferta acuática de lo más interesante.

Ya hablamos hace algún tiempo del complejo Tropical Islands. Ubicado a solo 60 km de la ciudad, esta inmensa mezcla de parque de ocio y playa artificial recrea durante todo el año un entorno digno del Caribe. Temperatura incluida. Ahora nos toca hablar de una interesante propuesta que nos espera sin salir de Berlín, a orillas del emblemático río Spree.

Se trata del Badeschiff, un proyecto artístico que funciona como una mezcla de piscina municipal y playa fluvial. Y es que bañarse en las aguas del Spree está prohibido, dados los altos niveles de contaminación, pero eso no impide crear un rinconcito de Mediterráneo. Con su arena fina, sus hamacas, su ‘chiringuito’, y una piscina haciendo las veces de mar.

El Badeschiff es una de las sorpresas más agradables para el viajero, y un recurso perfecto para el ciudadano local. Inaugurado el verano de 2004, consiste en la citada playa artificial, un pequeño muelle que conecta con la piscina y la piscina en sí misma, construida en el interior de un antiguo buque ahora anclado permanentemente en la zona. Sus dimensiones son de unos 8×32 metros.

Todo ello se ubica junto al Arena Berlín, un recinto en la zona fronteriza entre Berlín Este y Oeste que antaño fue usado como terminal de autobuses e incluso como arsenal. Rehabilitado en la década de los 90, hoy es uno de los mayores espacios de conciertos de la ciudad. Y en consecuencia, parte de su bulliciosa actividad se contagia al Badeschiff en verano, convirtiéndose su playa y su piscina en un espacio para disfrutar de música en directo y prestigiosos DJ’s.

Pese a su aspecto veraniego, el Badeschiff se amortiza también en invierno. Cuando las temperaturas bajan sus instalaciones quedan cubiertas y se convierten en un spa con piscina climatizada. El mejor lugar para escapar de los grado bajo cero.

Los interesados deben saber que la entrada al Badeschiff cuesta actualmente 5?. Las instalaciones, además de lo mencionado, incluyen un bar, mesas de ping pong y futbolines. También dos contenedores, uno encima del otro, convertidos en lavabos.

Por lo demás, solo queda dejarse caer por este curioso lugar y disfrutar. Si tu viaje veraniego a Berlín te deja achicharrado, ¡apunta esta visita en tu agenda!

Foto: Oh-Berlin

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...