7 cosas que los extranjeros recomiendan de España

Un artículo del extranjero nos ha cautivado con su resumen de las 7 cosas que hay que saber sobre España.

playa

Leyendo uno de los inspiradores artículos publicados en The Huffington Post nos ha llamado la atención el punto de vista que tiene una experta viajera como su autora, Sharon Schweitzer, sobre España. En su artículo recomienda 7 cosas que quienes viajen a España deberían tener en cuenta. Y lo cierto es que se trata de una representación de nuestro país a grandes rasgos, pero con unas pinceladas que no nos acaban de parecer malas del todo.

Cabe decir que aunque en su introducción nos relaciona con tres palabras: flamenco, corridas de toros y playas, al menos en sus siete cosas no habla ni del flamenco ni de los toros. Y eso nos gusta, porque si van a tocarse tópicos que al menos sean unos tópicos que todavía se mantienen activos en lo relacionado con el turismo, o con los que todos los ciudadanos estemos más o menos de acuerdo (no tenemos nada contra el flamenco, pero la imagen típica es agotadora). Vamos a repasar en este artículo los puntos que comenta Sharon y ver un poco cuál es tanto su punto de vista como el nuestro, por si acaso tiene la delicadeza de leer nuestro texto.

1. Viajar por las ciudades

Sharon dice que nuestros sistemas de transporte en las ciudades son “fantásticos”. Pone de ejemplo Madrid, Sevilla y San Sebastián y comenta tanto el metro como los autobuses. Seguro que más de uno de vosotros, acostumbrado a poner el grito en el cielo por los retrasos del metro, querría decirle un par de cosas a Sharon. A veces cuando nos quejamos lo hacemos sin saber exactamente qué es lo que ocurre en otros lugares, aunque es verdad que las tarifas deberían ser más ajustadas y de eso Sharon no dice nada. También recomienda el AVE para viajar entre ciudades.

2. El lenguaje

Aquí creemos que Sharon se ha hecho la picha un lío con todo el tema del idioma. Da a entender que los visitantes necesitan ir con un diccionario en mano cuando quieren visitar el País Vasco, Cataluña o Galicia, cuando todos sabemos que eso no es cierto. También habla de cómo en Andalucía no se habla el español, sino el castellano. En general, como os decimos, la mujer se ha liado bastante y se ha complicado la vida cuando podría haberlo simplificado mucho más. Menuda manera de confundir a los lectores…

3. El sol

Cómo no, la periodista habla maravillas de las playas españolas, de la costa y de lo bien que te lo vas a pasar cuando las visites. Pero pide mucha precaución por el sol, porque “pica” especialmente. Por eso recomienda la protección solar y que tengamos cuidado cuando nos pongamos a tostarnos. También habla de practicar actividades deportivas en la playa, para que no todo sea tomar el sol.

4. La sangría

Ay, lo que les gusta a los extranjeros la sangría. Si hiciéramos estadística nos da la sensación de que deben beber más los turistas que nosotros mismos. Define la sangría, dice que hay de distintos colores y pide moderación por el pelotazo de alcohol que puede dar a quienes no se lo esperan. Tampoco es como si la sangría fuera un whisky peleón, pero mejor prevenir que curar. Nos parece genial que como alternativa a la sangría ofrezca Tinto de verano, eso demuestra que al menos se ha metido bastante a conocer nuestra cultura veraniega. Y comenta que tenemos que intentar evitar las imitaciones cuando bebemos sangría, dado que es frecuente que en otros países nos la ofrezcan sin tener ni idea de lo que están preparando.

5. Tapas y paella, las especialidades

Después del tópico de la bebida llega el de la comida. Sharon habla de nuestras costumbres culinarias. Lo perfila un poco de manera que parece que todos nos alimentemos de tapas día sí y día también. No sé vosotros, pero en nuestro caso hace que no vamos de tapas… meses. Describe la experiencia de las tapas como una cena en la que una persona pide mucha comida que luego los demás comparten picoteando. Imaginamos que en su caso lo pidió todo una persona, pero eso no es así amiga… Dice que ir de tapas es ideal porque así reduces la cantidad de lo que comes y te quedas satisfecha. Luego no habla de la recena y del hambre que te viene después, seguramente porque ya estaría durmiendo. Entre las mejores tapas recomienda la tortilla de patata y la paella. También comenta que cuando pidan tapas que griten, porque en los bares suele haber mucho ruido.

paella

6. Las horas de cena

Nuestra amiga ha alucinado con nuestros horarios. La verdad es que en ese sentido somos chocantes en comparación a los norteamericanos, por ejemplo. Cuenta que los españoles comenzamos con muy poco desayuno y que hay muchos casos en que ni eso (un café no lo consideraríamos desayuno). Luego a la hora de comer cuenta que nos ponemos cerdos con varios platos y que suele ser como mínimo a las 2 del mediodía. La cena asegura que la tomamos a partir de las 10 de la noche, en lo cual está en lo cierto. Muestra su sorpresa por ello, dado que es un horario muy distinto al suyo. y recomienda planificar las comidas.

7. ¡Hora de la siesta!

Y llega el otro momento delicado: la siesta. El pensamiento que tiene la sociedad extranjera sobre nosotros es que no podemos vivir sin echarnos una siesta después de comer. Es decir, si estamos en la oficina se creen que tenemos una habitación llena de camas donde echarnos un rato. Sharon lo cuenta como si fuera ese tipo de tradición que nadie se puede salvar. Incluso dice que de 2 a 5 de la tarde las ciudades están muertas y vacías. Es para alucinar. También cuenta que es como si entrásemos en un periodo de coma del cual es difícil despertar. Y relaciona que nuestras tiendas estén cerradas al mediodía con la siesta.


Le parece tan raro que cerremos los comercios al mediodía que comenta que es por la siesta y que también es algo que se hace en las oficinas y otro tipo de negocios. Pero por favor, ¡que eso no es así! Todo el tema de la siesta está exageradísimo. También asegura que los restaurantes dejan de servir comidas entre las 4 y las 8 debido a la siesta. Es lo lógico, cuando un restaurante cierra por la tarde es porque tiene a todos sus camareros en una sala a oscuras echando una siesta. También parece que lo de la siesta le ha gustado, porque asegura que es una de las costumbres más difíciles de quitarte cuando vuelves a tu país.

Conclusiones varias

Y así llegamos al final, a la visión de nuestra ya amiga Sharon sobre el turismo en España. Eso es lo que van a leer (o habrá leído) miles de posibles viajeros que quizá se pasen por nuestro país en el próximo verano. Tenemos sentimientos encontrados con algunas de las cosas, pero si valoramos críticamente su resumen podemos decir que no está tan mal como podríamos imaginar. Como decíamos, en las 7 cosas no hay toros, no hay flamenco y no hay otras cosas que suelen darnos una imagen un poco desmedida. Nos quedamos con la curiosidad y con la misión de enseñarle alguna que otra cosa más a Sharon para que pueda subir de 7 a 10 cosas, que tampoco estaría mal.

Vía: The Huffington Post

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...