10 cosas que hacemos viajando por carretera

Hacemos un repaso a ese tipo de cosas que todos hacemos cuando emprendemos un viaje por carretera.

coche

Los viajes por carretera no son cosa del pasado, sino más bien todo lo contrario. Seguimos viajando en compañía de nuestra familia y lo hacemos cada vez más. Porque hay momentos en los que lo primero que hacemos es el tren, pero una cosa u otra nos devuelven al coche y a la carretera. Es algo inevitable, sobre todo para grandes familias que pueden ahorrar mucho más mediante este método de transporte.

Hoy queremos rendir nuestro más sincero homenaje a los viajes por carretera con una lista de las 10 cosas que todos hacemos mientras nos encontramos en esta situación. Seguro que coincidís con algunas y si nos hemos dejado algo que se os pase por la cabeza, ya sabéis que nos podéis dejar comentarios para darnos ideas futuras.

1. Abastecernos como si fuera el fin del mundo

Lo hacemos y es más que posible que lo hagamos para desquitarnos de todo lo que nos contenemos en el día a día. El viaje en carretera significa pasar antes por una tienda de chucherías y comprar regalices, gominolas, patatas fritas, ganchitos y un montón de “porquerías” similares. A los conductores les gustan los regalices largos, porque pueden comerlos poco a poco y no necesitan manos. Para los demás cualquier chuchería vale. Lo peor son las patatas que dejan migas, porque luego se queda el coche listo para pasar el aspirador.

2. Gastarnos un dineral en una estación de carretera

Es inevitable hacer alguna parada cuando viajamos en coche. Y normalmente el mejor sitio para esto son las estaciones de carretera. El problema es que estos lugares no suelen ser precisamente baratos, sino más bien todo lo contrario. Por una Coca-Cola nos meten un buen palo, pero claro, no hay muchas más opciones. Siempre que salimos de la estación decimos algo como “la próxima vez nos lo traemos de casa”, pero luego nunca lo hacemos.

3. Escuchar la radio con cortes

A ver si nos enteramos ya… que la radio se corta en determinados lugares y momentos. Aprendamos a conectar el iPod, a introducir un CD o a hacer lo que se nos ocurra para tener un medio musical alternativo. Si el coche está actualizado este mismo puede llevar la música, así que no nos compliquemos.

4. Mirar a los otros conductores

Cuando adelantamos a alguien en carretera siempre miramos al otro conductor. No si estamos conduciendo, sino si somos las personas que viajan de pasajeros. Nos gusta verle la cara al tipo o tipa al que acabamos de adelantar y que seguro que llega más tarde que nosotros al destino. Si hay pasajeros la curiosidad nos lleva a mirarlos todavía más y a guiñar algún que otro ojo. Una misión divertida es tratar de descubrir qué película están viendo .

5. Nos mareamos leyendo

¿Aprenderemos algún día que leer en el coche no es algo que deberíamos hacer? Siempre acabamos más mareados de lo que deberíamos y con un montón de letras en la cabeza dando vueltas. Hay personas que sí lo pueden hacer, pero son absolutamente formidables y afortunadas.

6. Jugar al Veo Veo

Mira que han pasado años desde que se inventó el juego, pero el veo veo sigue siendo líder en viajes por carretera. En ciertos momentos no hay mucho con lo que jugar, por lo que la cosa se convierte en una de las más complicadas. Veo veo… un árbol mustio en el camino.

Después del viaje por carretera

7. Decir que no estamos dormidos

Qué manía tienen las personas con las que viajamos de decirnos que nos hemos quedado dormidos. Qué va, solo estábamos descansando un poco los párpados. Eso sí, cuando un viaje de 5 horas se nos pasa en media hora, quizá sea porque nos hayamos quedado dormidos. Quizá, quién sabe.

8. Buscar posiciones raras

Todo depende del coche en el que viajemos, pero como tengamos el espacio reducido nos vamos a convertir en auténticos maestros de colocar el cuerpo en posiciones extrañas. Cuando salimos fuera es como si hubiéramos nacido de nuevo, saliendo del entumecimiento.

9. Jugar al escarabajo azul

Los “escarabajos” ya no están muy de moda, así que jugamos simplemente a ver coches pasar. Cuando veamos un coche del tipo que nos apetezca decimos “coche azul” y le soltamos un guantazo al pasajero que tengamos más cerca. Hay que evitar al conductor, eso sí, porque la seguridad siempre es lo primero. Y sí, lo hemos sacado también de Los Simpson (ya sabéis: “Los Simpson ya lo hicieron”).

10. Contar spoilers

Somos tan desagradables que nos ponemos a conversar dentro del coche y acabamos destripando las series de televisión preferidas. Los spoilers vuelan a diestro y siniestro. ¿El final de la última temporada de Juego de Tronos? ¡Destripado! ¿El final de la última de The Walking Dead? ¡Destripadísimo! Y el listo de turno vendrá y contará el final de los cómics de la serie de zombis y el de los libros de Juego de Tronos. El viajecito estará movidito, eso sin duda.

Foto: Viajar en coche vía Shutterstock- Unsplash

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...