Nuevas delicias en Delhi

Delhi ya no es la ciudad en ruinas en la que los turistas y locales veían perecer el patrimonio de una cultura; hoy la ciudad es vibrante, ordenada y respetuosa de su pasado.

Khas Mahal en el Fuerte Rojo

Delhi, la capital de la India, es una enorme ciudad, diversa. Los vuelos Delhi suelen legar en la noche y desde allí, antes de aterrizar, se divisa la ciudad que es casi una jungla de asfalto.

Delhi es una ciudad en expansión estupenda en todo momento, sin embargo, el temperamento y el espíritu de cada parte sigue siendo diferente, aunque es, sin dudas, una ciudad mucho, mucho más próspera.

La transformación se ha producido desde que el gobierno federal solicitó la participación del sector privado en la conservación y la restauración de edificios, monumentos, museos y parques.

El Oberoi es uno de los más grandes hoteles en la India, si no del mundo y es un ejemplo brillante de la sofisticación de Nueva Delhi. Se siente como un tesoro en el corazón de la ciudad, con sus paredes del color de las joyas, con tapices enormes y cuencos de flores color crema en cada habitación. Hay restaurantes, bares y spas, y desde la planta superior tiene un punto de vista de Nueva Delhi impresionante.

Esa visión incluye lo que es -quizás- el lugar sagrado más famoso de Delhi: el recién restaurado mausoleo de Humayun, que brilla con iluminaciones y reflejos.

Los hoteles y balnearios son insuperables; el spa en el Oberoi está basada en Ayurveda; el “vedas” es el órgano más antiguo escrito de la medicina en el mundo y se remonta a 5.000 años, y la aromaterapia.

Las terapias y masajes holísticos que se realizan aquí sirven para ayudar a revitalizar la mente y el cuerpo, especialmente después de viajes largos. Pero los mismos se repiten en varios hoteles y centros terapéuticos de la ciudad.

Tejas Spa en el Grupo Taj de hoteles ofrece a sus huéspedes una combinación de Ayurveda, los tratamientos tradicionales orientales y occidentales del spa en un ambiente de lujo y mimos.

En el Oasis Spa en el Grand Hyatt se trata de una mezcla de rituales tradicionales y orientales sobre la base de la medicina científica moderna para aquellas personas que les gusta la medicina natural respaldada por evidencia científica occidental como el verdadero «complementario» del sistema.

Delhi se ha transformado y ahora posee un sistema de carreteras y transporte público que funciona correctamente. Los habitantes de Delhi, hoy, parecen más felices. En los viejos tiempos, a menudo eran rudos, apenados y contrariados. Había colas interminables y nada funcionaba adecuadamente. Ahora la gente se ha vuelto acogedora, agradable y útil.

Aunque las personas siguen siendo pobres, pero son más felices y hay maneras para moverse de forma barata y limpia, y los turistas no son abordados en cada vuelta para pedirles limosnas.

Entre los monumentos recientemente restaurados se encuentran el magnífico Fuerte Rojo, construido en 1639, el Templo del Loto, un hermoso loto blanco de mármol blanco y la Puerta de la India, un monumento a los soldados que murieron en la Primera Guerra Mundial.

A lo largo de Delhi hay mezquitas intrincadamente talladas, templos antiguos, iglesias majestuosas y gurudwaras brillante (lugares de culto sikh). Jama Masjid es una de las mayores mezquitas de la India, con un patio que puede albergar 25.000 personas. La casa del Presidente tiene 340 habitaciones y sus coloridos jardines mogoles son a veces abiertos al público.

Nueva Delhi también tiene avenidas anchas y llenas de árboles y numerosas rotondas brillantes plantadas a la tradición europea. Hay museos y galerías de arte por toda la ciudad.

Chandni Chowk, en la parte antigua de la ciudad de Delhi.

La parte antigua de la ciudad, incluyendo Chandni Chowk, sigue siendo un laberinto de calles y no parece dar muestra del paso del tiempo. La plaza del mercado en Connaught Place es ideal para comprar seda y camisas de algodón, zapatos, cinturones y pantalones por un precio que es una fracción de lo que pagarías en las grandes ciudades europeas.

Hay muchos mercados, todos llenos de ruidos, olores y empujones de gente, donde se pueden comprar las especias y colorantes naturales como el azafrán, o esencias como el sándalo y el incienso que se quema en todas partes.

Sea cual sea su gusto, independientemente de sus necesidades, usted encontrará la respuesta en algún lugar de Nueva Delhi.

Fotografía: Iván Herman

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...