La Pascua, una fiesta con muy diferentes significados

La fiesta de la Pascua es una de las celebraciones más antiguas que podemos encontrar y una de las más extendidas a lo largo y ancho del mundo. Desde la diversión hasta las representaciones teatrales de la muerte de Cristo, descubre algunas de las formas más curiosas de celebrar esta fecha.

Ahora que se acerca la Semana Santa , las celebraciones de la Pascua se suceden a lo largo y ancho del mundo, pero ¿sabes cómo festejan esta fiesta en los distintos lugares?

Lo primero que hay que tener en cuenta cuando hablamos de esta festividad es que no solo los cristianos celebramos la Pascua. Para esta religión, la Pascua está relacionada con la Pasión, muerte y posterior resurrección de Jesucristo y da lugar a vistosas  celebraciones relacionadas con este acontecimiento religioso, como son las procesiones que tenemos en nuestro país (las más famosas en Andalucía) o las representaciones teatralizadas de los últimos días de la vida de Jesús, que en algunos lugares se han llevado a extremos incluso censurables.

Procesión del Cristo de la Sangre en Huelva. Imagen: Andres García para Wikimedia Commons.

Es el caso de la Pasión teatralizada que tiene lugar cada año en  San Pedro Cutud (Filipinas), donde cada Viernes Santo se escoge a un adulto para representar el martirio al que se sometió a Jesús. El ‘condenado’ debe recorrer su propio Vía Crucis de dos kilómetros, con la correspondiente cruz a cuestas y una corona de espinas, mientras los penitentes encapuchados se  flagelan las espaldas.

Sin relación con la religión, la Pascua tiene macabras consecuencias para las mujeres de la Republica Checa donde la tradición se centra en azotar a las mujeres el  lunes de Pascua por la mañana. En este país, los hombres azotan a las mujeres con un látigo especial hecho a mano, denominado pomlázka. Pese  a lo doloroso de esta práctica, la tradición dice que  el propósito no es causar el sufrimiento, sino que los varones exhiban su atracción a las mujeres; incluso puede ocurrir que una mujer no azotada se sienta ofendida.

Lejos de estos rituales, la Pascua ha perdido en muchos lugares su significado inicial y ha pasado a convertirse en una fiesta en la que la diversión es la nota dominante. Así sucede en Estados Unidos, donde ha pasado a ser una celebración infantil. Allí, los huevos y conejos de Pascua se venden en variadas presentaciones, desde el tradicional huevo de chocolate hasta muñecos y juguetes, y se ha adaptado la tradición germánica de esconderlos y adornarlos. De acuerdo a las historias de los niños, los huevos fueron ocultados durante la noche junto a otros confites por el Conejito de Pascua en una cesta que los niños esperan encontrar cuando despiertan.

Y quizá una de las prácticas más curiosas la encontramos en Noruega, donde la tradición de Pascua incluye el esquí en las montañas y los huevos que pintan para adornar, pero sumando un elemento distintivo: toda la población se convierte en estos días en detective y  ayuda a solucionar asesinatos. Como parte del ritual de la celebración, los principales canales de la televisión muestran crímenes e historias detectives, las revistas publican historias donde los lectores pueden intentar descubrir quién lo hizo, y se publican muchos libros nuevos. Incluso los cartones de la leche cambian para tener historias de asesinatos en sus lados.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...