Anímate a realizar unas vacaciones solidarias en el Santuario Gaia

Existen tres tipos de voluntariado: de tres meses, por semanas o por jornadas, debiendo acudir, como mínimo, una al mes.

santuario

Viajar es un ejercicio importantísimo para evadirnos de la realidad cotidiana y los problemas, y lograr una perspectiva diferente de todo aquello que nos rodea. Es cierto que está muy bien tomarse unos días de descanso sin obligaciones ni dolores de cabeza, pero nunca está de más llevar a cabo un viaje solidario. Algo que todos deberíamos hacer, por lo menos, una vez en la vida. Si eres un amante de los animales, Santuario Gaia podría ser una excelente opción.

Este refugio para animales de granja se encuentra en Ogassa, Girona, envuelto en un entorno de bonita naturaleza, con montañas, ríos y bosques. Allí cuidan y ofrecen una vida mejor a animales que no han sido tratados como merecían y que, algunos, llegan en condiciones bastante pésimas. En el santuario les proporcionan los cuidados veterinarios que precisan para recuperarse, les ofrecen unas condiciones de vida saludables y un trato de paz y armonía.

Eso sí, si te quieres aventurar en esta experiencia debes saber que, en consecuencia a la filosofía que predica Gaia, el espacio promueve el veganismo, por lo que la alimentación que se lleva a cabo es 100% vegetariana. Los voluntarios tampoco pueden llevar vestimenta y calzado que haya sido realizado con materiales de origen animal, ni productos testados con ellos.

Con respecto al voluntariado, existen tres tipos de opciones. El primero, para los que dispongan de un largo periodo de tiempo, tres meses – con dos semanas de prueba-. El trabajo consiste en cuidar a diversas especies: ovejas, cabras, vacas, caballos, cerdos, gallinas, patos, pavos, ocas, palomas, gaviotas, perros y gatos. Se lleva a cabo durante 6 días a la semana de 9 de la mañana a 2 del mediodía. Tal y como indican desde el santuario, se trata de un horario flexible, ya que dependiendo del estado de los animales puede alargarse. Además, al realizarse al aire libre, hay que tener en cuenta que las inclemencias del tiempo pueden ser algo duras -aunque muy reconfortantes-.

También podemos acudir por semanas, en cuyo caso no tendremos ni un día libre. La ayuda que proporcionaremos será tanto de alimentación a los habitantes del santuario, como limpieza, cuidado y mejora de las inslacaciones y cuidado de los enfermos. Por último, podemos optar por el voluntariado eventual, en el que debemos comprometernos a acudir un mínimo de un día al mes.

Si quieres saber más o te animas a probar la experiencia, no tienes más que enviar un email a voluntariado@santuariogaia.org o informarte más en su web

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 2
Loading ... Loading ...