Turismo rural: dos recorridos para conocer el interior de la Comunidad Valenciana

En esta ocasión, te proponemos dos recorridos rurales para conocer el interior, y lo enclaves más maravillosos de la Comunidad Valenciana: desde Vistabella del Maestrazgo a Vila-real, y desde Culla a Benicarló.

El turismo rural es una tendencia que está creciendo en toda España y, también, en la Comunidad Valenciana. Una propuesta de verano distinta, para los que busquen naturaleza y una experiencia que vaya más allá del sol y la playa, las rutas por sierra, campo o bien por el litoral, se presentan como alternativas muy atractivas.

En este sentido, esta región dispone de una nutrida oferta de turismo rural para todos los gustos, para hacer con amigos, en pareja o incluso en familia, en esta ocasión te contamos un par de propuestas que se hacen desde Turismo de la comunidad y que te llevarán a descubrir distintos puntos de interés de la geografía valenciana: de Vistabella del Maestrazgo a Vila-real, y de Culla a Benicarló, ambas rutas por la provincia de Castellón.

La primera de las rutas lleva desde las zonas más altas del territorio valenciano, el Penyagolosa, hasta las orillas del Mar Mediterráneo, por lo que es muy atractivo para los que quieran conocer los distintos aspectos de la geografía valenciana. Se trata de un recorrido que discurre entre valles y montes, ríos y ecosistemas naturales originales. Las comarcas del Alcalatén y el Alto Mijares, son algunos de los pueblos por los que se pasa.

El recorrido parte de Atzeneta del Maestrat, para seguir hasta el núcleo urbano más elevado de la comunidad, Vistabella. Luego, se continúa en gran parte por el macizo del Penyagolosa, con la oportunidad de descubrir muchas de sus “joyas” como son el santuario de Sant Joan, sus bosques frondosos y sus barrancos. Para los que se animen, se podrá ascender el Penyagolosa para obtener de las mejores vistas. Tras pasar por otros varios puntos, por caminos señalizados y homologados, como Arañuel, Cirat, Toga, Vallat y Onda, se llegará al fin del itinerario, Vila-real, en lo más bonito del Mediterráneo.

Una segunda propuesta discurre por territorios diversos, de montaña y también desemboca en la costa, por los alrededores de Benicarló. Lleva a conocer los pueblos de transición entre el interior y la costa, con zonas de cultivos y árboles como almendros y olivos.

Por la región del interior, en el Alt Maestrat, llaman la atención las montañas, valles y las cordilleras de donde brotan aguas cristalinas que dan vida a los balnearios y piscinas naturales de la región, otro de sus atractivos más importantes.

Entre el patrimonio cultural, destacan las romerías, que llevan a las personas desde cada pueblo y en citas anuales, a templos y santuarios de la zona. En las comarcas de Alt y Baix Maestrat, la presencia de las masías típicas de la región embellecen más el paisaje.

Foto: Suso Sinmiedo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...