Navegando por las cuevas luminosas de Waitomo, en Nueva Zelanda

Las cuevas subterráneas de Waitomo, en Nueva Zelanda, están inundadas por la luz de miles de luciérnagas.

Cuevas Waitomo, Nueza Zelanda

Debajo de las colinas de la región de Waitomo, en Nueva Zelanda, se extiende una de las grutas subterráneas más sorprendentes del mundo. Ríos, cuevas de roca calcárea y pasillos salpicados de cientos de estalactitas y estalagmitas rosadas forman las cuevas de Waitomo (en maorí, ‘wai’ significa agua, y ‘tomo’, hoyo). A pesar de su extraordinaria geología, lo más insólito de las cuevas de Waitomo no reside en la roca, sino en sus habitantes. Miles y miles de luciérnagas que emiten pequeñas lucecitas desde los pasillos y hacen que un paseo por las grutas se convierta en una experiencia mágica.

Si visitas Nueva Zelanda, apunta las cuevas del pueblecito de Waitomo, a unas 3 horas en coche de Auckland y a 1 hora de Hamilton, en la lista de lugares imprescindibles y no te arrepentirás. Las visitas turísticas comenzaron hace más de un siglo, en 1889, y la manera más popular de conocerlas es en un recorrido a pie o en bote, navegando por los ríos subterráneos.

La entrada principal a la cueva se produce desde el nivel superior, donde encontrarás peculiares formaciones rocosas que datan de más de 30 millones de años atrás. En cuanto subes al bote y te adentras en la gruta, la oscuridad te da la bienvenida, aunque por poco tiempo. Pronto aparecen, salpicando por completo la roca, miles de destellos blanquecinos y azulados. Los produce la larva de un gusano luminoso, que con su luz atrae a las presas. Una realidad mucho menos romántica que lo que verán tus ojos: un paisaje mágico de roca y luces.

La caverna más grande de las cuevas de Waitomo se conoce como La catedral. Tiene alrededor de 18 metros de altura y es muy conocida por su espectacular acústica, que la ha llevado a convertirse en escenario de conciertos y recitales gracias a la pureza del sonido que produce. Otra de las áreas imprescindibles de la cueva es The Tomo, una caída de agua vertical que muestra las distintas capas rocosas en todo su esplendor. En total, en Waitomo te esperan 250 metros de grutas, cavernas y ríos teñidas por las luciérnagas. ¡Un espectáculo natural imperdible en Nueva Zelanda!

Foto / Christine Wagner

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...