Los espantapájaros aterrorizan a los turistas en Japón

Los granjeros japoneses utilizan espantapájaros fabricados con maniquís, lo que puede sorprender a los turistas.

Turismo en Japón

Si tenéis intención de visitar Japón en verano y vuestro plan se encuentra en ir por zonas rurales, porque no siempre nos vamos a concentrar en recomendar las grandes ciudades, os gustará estar informados de los espantapájaros. Aunque en Japón existen estudios que han desvelado durante años que el uso de estos espantapájaros no es útil para mantener alejados a los pájaros de los cultivos, algunos granjeros opinan lo contrario.

Y esto lleva a que los espantapájaros vuelvan a los campos. Si nos encontramos conduciendo o viajando en carretera por zonas donde haya campo y espantapájaros, tendremos que tener cuidado si de repente una de las luces de los faros del coche enfoca uno de ellos. Lo primero que haremos será asustarnos, porque el impacto de lo que veremos nos dejará totalmente alucinados. Pensaremos en lo que hemos visto y en si es posible que sea real.

El problema se encuentra en que los granjeros japoneses ya no se conforman con los viejos espantapájaros de paja y sombrero. Ahora utilizan las cabezas de los maniquís que hay en las peluquerías y en las tiendas de ropa. Y ya os podéis imaginar qué es lo que pasa cuando los faros del coche llevan su luz hacia una de estas cabezas: que nos pensamos que hemos visto un fantasma o quizá algo peor.

Con la de historias y leyendas que se han escrito en Japón sobre fantasmas, lo que menos necesitamos es este tipo de visión para desconfiar aún más. Tengamos en cuenta que se trata de cabezas de maniquís, ni más ni menos. No obstante, si conocemos a algún granjero o tenemos suerte, es posible que tengamos la oportunidad de ver uno de estos espantapájaros de cerca. Al hacerlo podemos descubrir que son espantapájaros formados por la cabeza de maniquís que se caracterizan por tener pelo, algo que combinado a todo lo demás impide que los cuervos se introduzcan en los campos y acaben con las cosechas.

Así que la próxima vez que viajéis a Japón y os encontréis con un espantapájaros en los campos de cultivo, no os sorprendáis. El país del sol naciente tiene suficientes historias de terror, leyendas y apariciones fantasmales, como para que también tengamos que rodear de un poco de misterio aquello relacionado con los cultivos. Eso sí, recordamos que si queréis ver a los espantapájaros japoneses, tendréis que hacerlo durante el verano, dado que el resto del año están guardados.

Vía: National Geographic

Foto: Screamenteagle

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...