Buscando la inspiración en Roca Vecchia, la cueva de la poesía

La Cueva de la Poesía es una formación natural producida siglos atrás en Roca Vecchia, donde nos podemos dar un baño rodeados de una leyenda.

La cueva de la poesia

Nos encantan los lugares sobre los que se cierne algún tipo de leyenda. Tienen algo especial que ayuda a que nos decidamos a viajar a ellos. En unos casos son leyendas más reales y en otros resultan difíciles de creer. No obstante, ahí están, como leyendas que pasan de generación en generación. Y es justamente eso lo que nos encontramos en Roca Vecchia, en Italia, donde hay una cueva de la que se han escrito multitud de historias cargadas de leyenda.

La cueva en cuestión recibe el nombre de Grotta della Poesia, o lo que es lo mismo «Cueva de la Poesía» en nuestro idioma. Es una formación natural, una cueva que lleva existiendo a lo largo de los siglos y que se ha convertido en visita turística habitual por parte de todo tipo de viajeros. En ella encuentran un buen lugar en el que pasar unas horas de desconexión disfrutando con lo que la madre naturaleza ha provocado por sus propios medios, sin la participación del hombre por ninguno de los métodos habituales.

Lo que aporta especial interés a la cueva son dos factores específicos. El primero se encuentra en el escenario en el que se encuentra enmarcada, totalmente rodeada por rocas y con un aspecto de auténtico lujo rural. El segundo se trata del agua, cristalina, limpia, pura, de esas que desde la primera vez que vemos nos llaman para que nos demos un buen baño.

Roca Vecchia está en la comarca del Salento y no es difícil de visitar, siendo una buena muestra de ello que miles de turistas viajen para darse un baño en su cueva de forma muy habitual. Si estamos buscando un buen lugar donde hacer fotos o grabar buenos vídeos con una cámara, este es sin duda un buen sitio, al menos si hablamos de zonas en Italia.

¿Y qué cuenta la leyenda? Hemos dejado para el final la historia que rodea a la cueva. Dicen los habitantes de la zona que en tiempos lejanos había una princesa que, por motivos del destino, se transformó en una musa divina. Lejos de esconderse, la princesa-musa tenía la costumbre de darse largos baños en la Cueva de la Poesía, lo que provocaba que decenas de artistas, escritores de multitud de estilos, la visitaran para observarla desde los alrededores y así recibieran una fuerte dosis de inspiración. Es por ello por lo que recibió este nombre tan identificativo por el cual todavía se la conoce hoy día.

Foto: John

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...