Viajar al estilo de Lawrence de Arabia

El Sahara es un atractivo enigma para el visitante y la leyenda de Lawrence de Arabia lo demuestra. Si quieres sentirte como un verdadero nómada, en Túnez tienes muchas opciones: recorre las dunas en dromedario, duerme en una haima y vive un amanecer en el desierto. ¡No lo olvidarás nunca!

Desierto tunecino

Thomas Edward Lawrence fue un escritor y militar británico, hijo ilegítimo de un aristócrata, que a día de hoy es todo un icono de la vida en el desierto. Su leyenda como gran conocedor de las culturas del Próximo Oriente y, finalmente, espía, empezó a forjarse a partir de 1910, cuando una expedición arqueológica a manos del Museo Británico le llevó a Egipto. De este modo empezaron las aventuras de un joven Thomas Edward a través de los pueblos árabes, haciéndose conocedor de su lengua y su cultura.

La leyenda de Lawrence de Arabia empezó a forjarse en el momento en que aceptó enrolarse como miembro del espionaje militar británico que, más allá de cuestiones políticas, le llevaron a amar en profundidad la vida en el desierto. Sus vivencias las podemos revivir a través de su manuscrito, “Los Pilares de la sabiduría”, un libro donde Lawrence compila sus experiencias en la guerra, pero sobre todo su lucha por comprender y adaptarse al desierto. Algo que sin duda consiguió, convirtiendo sus vivencias en uno de los mayores reclamos a la hora de visitar el desierto. Recorrer el Sáhara tunecino invoca necesariamente la figura de Lawrence de Arabia. Por suerte, a menos de dos horas de España en avión existe un lugar en el que podemos sentirnos como verdaderos nómadas del desierto: Túnez.

Si quieres revivir las experiencias de este rebelde a lomos de un dromedario, en Túnez encontrarás multitud de excursiones organizadas que te harán conocedor de los secretos del desierto. Recorre mares de dunas y oasis, duerme en una haima o tienda bebeber, contempla el cielo estrellado por la noche, vive los maravillosos amaneceres y atardeceres del desierto y fúndete con el paisaje de arena y roca. Estas travesías empiezan normalmente en la llamada “puerta del desierto”, la localidad de Douz, muy cerca de Tozeur, el oasis de Túnez por excelencia. Podremos recorrer el desierto durante varios días hasta llegar a Ksar Guilane a través de una de las rutas más populares, que suele prolongarse durante cinco días. Tiempo suficiente para olvidarnos de la civilización y querer perdernos para siempre en la inmensidad del Sáhara.

Además, en estas excursiones encontraremos haimas para todos los gustos. Desde las más lujosas a las más sencillas, pero todas ellas igual de especiales, pues te permitirán vivir en persona la paz que reina en el desierto. Para poder conocer más de cerca la cultura tunecina, las rutas incluyen espectáculos nocturnos, normalmente con una cena típica amenizada con música en directo y danza.

Ya no tienes excusas: piérdete por el sur tunecino y disfruta de la libertad que otorga el desierto.

Más información / Turismo de Túnez

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...