Un árbol, una región : el alcornoque, el olivo, la palmera

Túnez, pese a ser un país eminentemente mediterráneo, guarda en su haber muchas sorpresas para el visitante. Una de ellas es su cambiante geografía, acompañada por una naturaleza variable dependiendo de la zona donde estemos. Recorre el país de punta a punta y déjate maravillar por sus diferentes paisajes.

Palmeral Túnez

La imagen que desde España se tiene de Túnez en ocasiones puede parecernos muy simple. Pensamos que es un país mediterráneo, con playas en su costa y desierto en su parte sur. Pero Túnez es mucho más. Dentro de sus fronteras encontramos una gran variedad de flora, acorde con los cambios climáticos y de paisaje. Y es que, pese a que se trata de un país pequeño, hay mucho Túnez dentro del país.

El alcornoque y los bosques de la sierra tunecina

Al viajero que nunca haya recorrido Túnez antes le sorprenderá la existencia de frondosos bosques. Tanto en la sierra norte de Kroumir como en la zona este, que es la parte más húmeda del país, encontramos encinares, cedros, robles y bosques de alcornoques.

Tan húmeda es esta zona de Túnez que nos podemos encontrar… ¡hasta vacas lecheras!

El olivo y la costa mediterránea

Como todo país bañado por el Mediterráneo, Túnez posee ese característico clima cálido, suave y seco. Por eso el paisaje de la costa está poblado de olivos, pinos y los típicos cultivos de toda zona mediterránea: vides, trigo y, por supuesto, olivos.

Los olivares también predominan en la zona central del país, la conocida como Sahel. Un lugar especialmente turístico donde se encuentran ciudades tan importantes como Soussa o Mahdia con puertos marítimos y, por supuesto, con playa.

Las palmeras y los oasis del desierto

Según vamos avanzando hacia el sur, nos adentramos en la zona desértica de Túnez. En Tozeur y Nefta encontramos los oasis más hermosos, poblados de palmeras datileras. Fuera de los oasis, sólo encontramos dunas. La mejor manera de conocer esta zona de Túnez es con excursiones, ya sean en dromedario o en todoterreno. De cualquiera de las dos maneras podemos pasear por entre las dunas y si, además, pasas la noche en un campamento en medio del desierto, puedes contemplar el increíble amanecer.

Recorrer todo el país de norte a sur, pasando por el paisaje húmedo y boscoso hasta el desierto con sus oasis, es perfectamente posible. Sólo hay que organizarse con paradas estratégicas en las ciudades más importantes. En unos 15 días podremos conocer toda la variedad que ofrece Túnez. ¿No te parecen las vacaciones perfectas?

Más información / Turismo de Túnez

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...