El salobral del Sáhara

El salobral del Sáhara es uno de esos espectáculos de la naturaleza que todo aventurero debería disfrutar una vez en la vida. Conoce la grandiosidad del desierto a través de los paisajes blancos del lago salado de Chott el Djerid y escala las dunas del Gran Erg Oriental… ¡Nunca olvidarás esta experiencia!

chot el jerid

Olivos, playas, montañas… y sobre todo desierto. Los paisajes de Túnez son uno de los grandes atractivos del país. Para los españoles, acostumbrados al paisaje mediterráneo, lo más espectacular es el desierto, y de  eso Túnez tiene de sobra. No olvidemos que el Sáhara ocupa casi un cuarenta por ciento del país norteafricano.

Pero el gigantesco desierto del Sáhara no sólo está compuesto de dunas, en él hay espacio para otro tipo de paisajes, como los salobrales. El conocido como salobral del Sáhara se extiende por diferentes puntos del norte de África: en Argelia, el Sáhara Occidental, Egipto… y por supuesto en Túnez. Se llama salobral a las depresiones salinas que se forman cerca del desierto, siendo la más famosa de Túnez la del lago salado de Chott El Djerid.

Chott El Djerid, un paisaje único

Imagina un lago salado, blanco, que refleja el sol y que casi todo el año está seco, de modo que puedes cruzarlo paseando. Es un paisaje que parece de otro planeta. Quizá por eso se han rodado aquí varias películas de la saga de “Star wars“.

Si se visita el lago salado en invierno, entonces se verá algo de agua, que en algunos años se puede hasta atravesar en barcas.

chot el Jerid

Al sur del lago salado de Chott el Djerid comienzan las dunas del Gran Erg Oriental. Erg es el nombre que se da a las dunas y Hamada es como se denomina a la concentración de rocas. Porque no todo el desierto es arena. Además, y a tan solo unos kilómetros de Chott El Djerid, se encuentran algunas ciudades importantes, como la capital de la provincia, Tozeur, y también las localidades de Nefta, Douz y Kebili. Si se desea conocer esta zona en profundidad, incluso podemos viajar directamente hasta Tozeur, que posee un aeropuerto internacional propio.

El invierno es la mejor época para conocer el salobral del Sáhara. No sólo porque las temperaturas en el desierto son muy suaves (alrededor de 20 grados), sino también porque a finales de diciembre se celebra en Tozeur y en Douz, respectivamente el Festival de los Oasis y el Festival Internacional del Sahara, una oportunidad para conocer las costumbres de los pueblos beduinos.

Más información / Turismo de Túnez

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...