Huellas de los moriscos en Túnez

Los moriscos, expulsados de España en el siglo XVII, se llevaron consigo muchas de sus tradiciones que a día de hoy forman parte de la cultura, las costumbres y la gastronomía de Túnez. La mejor manera de conocer el legado morisco es visitar ciudades como Solimán o Kalaat.

embarco moriscos

Túnez y España tienen más puntos en común de lo que podría pensarse. Por ejemplo, ¿sabías que en Túnez podemos encontrar postres idénticos a los típicos turrones o a las torrijas? El motivo es que cuando se expulsó de España a los moriscos en el siglo XVII, éstos emigraron a Túnez y allí llevaron parte de sus costumbres.

¿Quiénes eran los moriscos?

Durante siglos, los musulmanes, cristianos y judíos convivieron en las ciudades europeas pero, con el tiempo, los reyes europeos obligaron a sus súbditos a convertirse al cristianismo bajo pena de expulsión. Así lo hicieron los que vivían en España y a esos conversos se les llamaba “moriscos”. Sin embargo, la conversión no fue suficiente y se les expulsó en 1620. Un importante grupo de moriscos, de unas 50.000 personas, se trasladaron a Túnez.

El destino de estas personas fue muy variopinto. Los que tenían más dinero emigraron a la capital, a Túnez, de hecho hay un barrio que se llama “de los andaluces” precisamente por ellos. Los más pobres, agricultores en su mayoría, fueron al valle Medjerda y el cabo Bon.

La tradición morisca en Túnez

Los moriscos trajeron sus tradiciones a Túnez y ello resultó positivo para el país ya que trajeron implementaron las técnicas de agricultura, algo que ayudó al desarrollo de esta zona. Además, también introdujeron su gastronomía. A día de hoy todavía hay recetas de la gastronomía tunecina que son idénticas a la típica española: turrones, pestiños, mantecados o guirlaches pueden verse en las pastelerías. También se hicieron populares platos como la empanada o los fideos.

Los moriscos fundaron algunos pueblos, especialmente en el norte del país. En esas localidades, como Solimán o Kalaat, todavía se mantienen algunas costumbres moriscas. Así, las bodas se celebran según la tradición española del siglo XVII, es decir, con una fiesta que dura 3 días. El último día el novio acude a la casa de su futura esposa y se la lleva al nuevo hogar, acompañada por un séquito de músicos.

Si quieres ver de cerca las huellas de los moriscos en Túnez, nada mejor que viajar a alguna de las ciudades que fundaron.

Foto / Wikipedia

Fuente / Turismo de Túnez

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...