Una visita a la Medina de Túnez

Pasear por la Medina de Túnez significa perderse entre callejuelas, mezquitas, cafés típicos, tiendas de artesanía y edificios históricos. Una experiencia ineludible que te permitirá conocer el casco histórico de la capital y perderte en el tiempo.

Puerta medina

En pleno centro de Túnez encontramos la Medina, un conjunto de callejuelas, pasadizos, mezquitas y tiendas donde hallamos la esencia misma de Túnez. Sin lugar a dudas, una experiencia totalmente distinta que se ha convertido en visita obligatoria para el viajero. ¿Qué podemos ver en la Medina de Túnez? Si quieres saberlo, te proponemos un listado con algunos de los centros de interés que no puedes perderte.

Cabe destacar antes que nada que este área de la capital tunecina equivale a lo que en Occidente sería el casco histórico de cualquier ciudad. Por eso, entre sus estrechas calles encontramos palacios y mezquitas que son parte de la historia del país. Estos lugares son los más relevantes, aunque encontrarás muchos más secretos. ¡No dudes en investigar!

  • La Gran Mezquita Zitouna, también conocida como Mezquita del Olivo. Fue construida durante la época medieval, y destaca por encima de todo su minarete. Alrededor de la mezquita se encuentran tanto la Biblioteca Nacional como Las Tres Medersas, unas escuelas del Corán construidas durante la dinastía de los Husain.
  • Las Medersas son antiguas escuelas dedicadas al estudio del Corán que funcionaban también como residencias estudiantiles. Construidas en el siglo XVIII, destacan por su decoración a base de azulejos.
  • El palacio Dar Ben Abdallah, construido también en el siglo XVIII, actualmente alberga en su interior el Museo de las Artes y las Tradiciones populares de Túnez.
  • El palacio del Bey, edificado sobre ruinas romanas, destaca por su eclecticismo arquitectónico.
  • La puerta de Francia o Bab Bhar, es el acceso principal a la Medina, que la conecta con la zona nueva o Ville Nouvelle.

Medina de Túnez

Pasar la tarde en el zoco

Pero la Medina no sólo es el centro histórico de Túnez, también es el centro comercial. Parte de su encanto reside en sus tiendas, sus cafés y teterías, muchas de ellas con terrazas en azoteas que permiten una vista espectacular… Así que lo mejor es dedicar, por lo menos una tarde, a simplemente pasear. La Medina de Túnez es, además, más tranquila que otras del norte de África, por lo que el viajero se siente más a gusto entre sus callejuelas.

Regatear y tomarse un té con algún vendedor de los zocos de la Medina es parte de la experiencia. Y, por supuesto, comprar. En los zocos se encuentran todo tipo de productos artesanales: cosmética natural, alfombras, cuero…

En definitiva, la Medina de Túnez merece una visita. No en vano fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1979.

Más información / Turismo de Túnez

Fotos / Amine Ghrabi y Victor Hermida Prada

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...