Tras las huellas del legado romano en Túnez

Cartago, El Djem y Dougga son emplazamientos que destacan por haber sido epicentros de los intereses romanos en África. Si quieres rastrear un trozo de la apasionante historia de Túnez, no te olvides del impresionante patrimonio arquitectónico que dejaron a su paso los romanos.

Dougga

Túnez fue parte del Imperio Romano y de sus sucesores bizantinos durante casi mil años. De aquella presencia que se impuso por las armas con la destrucción de Cartago, queda sobre suelo tunecino un patrimonio arquitectónico impresionante. El país, que en su momento se consideró como granero de Roma, fue parte de sus provincias africanas, tocado con la grandeza de sus obras públicas. Así lo demuestran tres de sus localizaciones clave para entender el poder de Roma en Túnez: Cartago, El Djem y Dougga.

Cartago

Las ruinas de Cartago la púnica guardan los restos de la posterior dominación romana. Arquitecturas como las de las Termas de Antonino, con vistas a la bahía de Túnez capital, el Teatro de Adriano, las casas y las villas repartidas por el recinto, el anfiteatro o los templos en los que se descubren las influencias orientales de los cultos heredados fenicios, forman parte de la experiencia fundamental de cualquier visita. Para que el viajero contextualice y entienda el rompecabezas que es Cartago, lo mejor es acudir previamente al museo nacional de Cartago situado en la colina Byrsa con una entrada combinada.

El Djem

Hablar de la localidad de El Djem es referirse a su impresionante anfiteatro levantado en el siglo III DC. Lo que llama la atención es su buen estado de conservación y sus dimensiones, pues estamos ante una construcción capaz de albergar al mismo tiempo a 30.000 aficionados en los enfrentamientos en la arena. Llegar hasta él es fácil, tanto en tren como en autobús, y casi todos los tours organizados lo incluyen en su itinerario. Con su billete de entrada, tiene igualmente acceso al museo de El Jem en el que se encuentran numerosos mosaicos y objetos rescatados de las excavaciones del coliseo. En verano, el escenario arqueológico se transforma en un palco de lo más monumental para acoger el Festival Internacional de música sinfónica.

Dougga

Dougga, a un centenar de kilómetros de la capital Túnez, es la Thugga romana en la que se puede recorrer a pie lo que está considerado como los mejores restos de los romanos en África. La buena hechura de las construcciones nos permite recrear un paseo informal por la ciudad antigua, pudiendo imaginar cómo era la vida en época de los romanos. Lejos de parecer un escenario vacío, en Dougga encontraremos un magnífico teatro con su escenario y su fachada columnada. ¿La capacidad de este impresionante edificio? 3.500 espectadores.

La visita ha de incluir también el recinto capitolino de altas columnas, dedicado al dios Júpiter, a Juno y a Minerva. Busque el mosaico singular de ‘La Odisea’ y suba por su escalinata, será una experiencia que le permitirá recrear la majestuosidad de la arquitectura clásica. Siga los pasos de la huella romana en Túnez a través de esta visita, comprobará que tiene mucho por descubrir.

Más información / Turismo de Túnez

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...