El arte del regateo por los zocos

Los zocos tunecinos están repletos de tesoros totalmente fascinantes para el turista. Sin embargo, antes de llegar a ellos, habremos de sortear una prueba decisiva que tiene mucho que ver con la cultura del lugar: el regateo. Te damos unos cuantos consejos para que puedas desarrollar una magnífica habilidad para las compras ¡es más fácil de lo que parece!

Regateo

Si hay algo auténticamente tunecino es el regateo. Pasear por el zoco de cualquier ciudad de Túnez significa eso: regatear. Por eso es muy importante ser conscientes de dónde estamos y de a quién nos enfrentamos, porque los tenderos tunecinos son un hueso duro, aunque también divertido, de roer.

Lo primero que observaremos al entrar en algún zoco es la rapidez con la que los lugareños identifican nuestra procedencia. Cuando nos venimos a dar cuenta apenas hemos pisado el zoco y ya hay alguno que nos grita: “¡Amigo! ¡Más barato que en Carrefour!”, en nuestro idioma, claro. La primera vez nos hace mucha gracia, pero al cabo de un rato lo habremos escuchado unas treinta veces… ¿Cómo nos adaptamos a las reglas tunecinas del regateo a la hora de hacer nuestras compras?

Hay muchos consejos sobre cómo llevar a cabo un buen regateo; que si calcular el valor de lo que nos ofrecen a un 40% de lo que nos dicen, que si partir desde la mitad de lo que nos gastaríamos, etc. Realmente, lo más aconsejable es, primero, ser conscientes de que está claro que el primer precio que nos ofrezca el vendedor será mucho más elevado que el que en realidad tiene el producto. Segundo, observar bien el artículo y pensar cuánto gastaríamos en nuestra ciudad por él.

Sabiendo también que un euro suele ser, al cambio, unos dos dinares, podremos calcular rápidamente el precio de lo que nos venden dividiéndolo por la mitad. Por ejemplo, no sería raro que por unas chanclas de cuero nos pidieran 80 dinares, unos 40 euros al cambio. Este precio es totalmente desproporcionado, ya que probablemente el tendero las haya adquirido por unos 5 dinares.

Otra cosa a tener en cuenta es la insistencia a la que nos veremos sometidos durante el paseo. Es mejor tomárselo con humor y no agobiarse cuando los vendedores nos invitan con insistencia a entrar en su tienda y a comprar. A veces hasta pueden seguirnos unos metros por la calle para intentar convencernos. Lo que no saben es que ya pocos trucos les quedan que no nos hayan desvelado antes de nuestro viaje. No dejes de pasear por los zocos tunecinos a la búsqueda de auténticas gangas en artesanía, textil o joyas… ¡con un poco de habilidad encontrarás todo lo que buscas!

Más información / Turismo de Túnez

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...