Muévete en tren por Bélgica

Cuando llegas a un país extranjero es difícil saber la forma más barata y cómoda de desplazarse por el lugar. Si tu destino es Bélgica y eres menor de 26 años, no lo dudes, el tren es tu medio de transporte. SNBC, la empresa de ferrocarriles del país, ofrece una interesante opción para los jóvenes viajeros que se extiende también a los turistas extranjeros: el Go Pass 10. Se trata de un ticket que permitirá realizar diez viajes por toda la geografía belga por el módico precio de 50 euros.

En tren por Bélgica

Tren a su paso por un canal en Veurne (Bélgica)

El Go Pass 10 es intercambiable, así que lo puedes compartir con tus amigos si viajas en grupo. Funciona como nuestros bonometros de toda la vida y tiene un año de validez. El ticket tiene un tamaño considerable y en él hay que apuntar a mano todos los trayectos que se van haciendo. Con la que está cayendo probablemente no hay dinero para hacerse un Interrail de un mes por Europa, así que este abono puede adaptarse a presupuestos ajustados.

El sistema ferroviario belga es de gran calidad, aunque eso sí, puedes toparte con alguna máquina excesivamente vieja. Todas las principales ciudades del país están conectadas por tren con la capital, Bélgica, y la frecuencia de paso de los vehículos es alta. Nada de las horas de espera a las que nos somete Renfe de vez en cuando. Como Bruselas es un país pequeño casi todos sus puntos son alcanzables en un par de horas y se pueden hacer excursiones de un día con facilidad.

Así, el tren será el medio ideal para una vez visitada Bruselas adentrarse en las dos regiones enfrentadas históricamente: Flandes y Valonia. En la primera hay que tener cuidado con el neerlandés, un idioma muy difícil de descifrar sobre todo si estás buscando los horarios de un tren. En la zona flamenca destacan las ciudades de Brujas, Gante y Amberes, tres lugares que parecen de cuento debido a su arquitectura medieval y la buena conservación del entorno. Valonia, la zona francesa, es conocida por sus hermosos castillos y praderas verdes. La ciudad más famosa de la región es Waterloo, el escenario donde se desarrolló la mítica batalla. Un monumento y varios museos recuerdan en el lugar este período de la historia.

Para pasar el rato en los trayectos en tren se recomienda cargar con el delicioso chocolate belga en grandes cantidades. A la llegada al destino un trozo de tarta o un gofre endulzarán el paseo.

Foto: R/D/RS

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...