Tokio prepara un coche volador para encender el pebetero olímpico

Un coche volador será el encargado de producir el encendido del pebetero olímpico en el próximo año 2020.

coche Skydrive

A lo largo de la historia las diversas ediciones de los Juegos Olímpicos han conseguido despertar un enorme interés entre todo tipo de personas. Y aunque las propias pruebas y competiciones son de una atracción indudable, no se puede negar que el recorrido de la llama olímpica también genera un nivel de interés enorme. Todos esperamos ese momento en el que la llama llega a su destino y se realiza el encendido del pebetero, un momento que suele pasar a la historia de forma magistral. En los Juegos Olímpicos de 2020, Japón pretende hacer historia, a su modo, con el encendido del pebetero.

Lo hará de una manera formidable, dado que el plan de Japón es que el pebetero se encienda por medio del uso de un coche volador. Y de esta manera el país del sol naciente, que ya sabemos que siempre está a la vanguardia del desarrollo tecnológico, le dirá al mundo de una manera directa que los coches que vuelan ya son una realidad y que podemos comenzar a pensar en ello como algo presente y no como algo propio del futuro o de la ciencia ficción.

De esta manera cambiará todo lo que suele ocurrir en el proceso de relevos de la carrera por llevar la llama olímpica hasta el lugar de desarrollo de la nueva edición de los Juegos. Que en este caso el encendido no lo produzca como protagonista un atleta, sino un elemento tecnológico innovador forma parte de la personalidad de Japón y de su intención de hacer cosas muy grandes.

El coche en cuestión que hará historia recibe el nombre de Skydrive y ha sido desarrollado por una empresa conocida como Cart!Vator que aunque se encuentra dentro del entorno startup dispone de la confianza de una grande del mercado como Toyota. La colaboración entre la startup y Toyota ha facilitado que los ingenieros que están al frente de la fabricación del coche volador hayan podido disponer de las instalaciones del gran fabricante, así como de todos los recursos que esta entidad utiliza de forma frecuente en sus propios proyectos. La participación de Toyota también se aplica en forma de mecenas, invirtiendo una buena cantidad económica para asegurarse de que su papel en la historia del coche volador será más que remarcable.

Para Japón presentar el coche volador en su máxima esencia en 2020 es un momento clave. En este año 2019 ya se realizarán los primeros vuelos de prueba con conductor y en 2023 se espera que se pongan a la venta los coches para que cualquier persona pueda conducir por el aire. Los coches serán eléctricos, de un tamaño generoso y contarán con la posibilidad de ascender a una altura de 150 metros. Están siendo creados con la máxima dedicación y atención a la seguridad, motivo por el cual tendrán su propio sistema de paracaídas por si se produce algún tipo de avería o problema. No serán coches baratos, dado que su coste rozará los 400 mil euros, pero con el paso de los años se espera que cada vez resulten más asequibles o que su uso se realice por medio de alquiler y otras propuestas similares.

coche voladoren Tokio

Además de esto, hay que decir que el Skydrive será un coche que no solo conducirá por el aire, donde podrá adoptar una velocidad de 100 kilómetros por hora, sino que también se podrá usar en el suelo con un límite de velocidad de 60 kilómetros. Esta versatilidad hará que Japón pueda demostrar al mundo que la llegada de los coches voladores será un paso más en la evolución automovilística y no una forma directa de solapar a la tecnología actual.

Japón está intentando por todos los medios que los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 se conviertan en una cita inolvidable para toda la nación. La historia del país con la organización de los Juegos es cuanto menos interesante, dado que fue uno de los países que tardó más en comenzar a competir, no haciéndolo hasta que el país fue invitado con mucha emoción en 1912. En aquel momento solo presentó a dos atletas y uno de ellos protagonizó uno de los incidentes más particulares, dado que el maratoniano Kanakuri Shizō se perdió durante su prueba y apareció décadas después para volver a Estocolmo y acabar la maratón que había comenzado en su juventud. Con los años Japón fue teniendo cada vez más presencia y obtuvo sus primeras medallas en el año 1920, así como sus primeras medallas de oro ocho años después.

En 1964 el país cumplió su sueño de organizar los Juegos Olímpicos de verano en Tokio y en los años 1972 y 1998 se ocupó de celebrar los de Invierno en Sapporo y Nagano respectivamente. Ahora en 2020 vuelven a hacerse cargo de la organización de los Juegos Olímpicos en uno de los momentos más importantes para la historia reciente del país, el cual se está vistiendo de gala para recibir un gran volumen de turismo.

Vía: Zenmono

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...