¿Se cancelarán finalmente los Juegos Olímpicos de Tokio 2020?

Japón se esfuerza y quiere demostrar que la humanidad puede vencer al coronavirus organizando los Juegos Olímpicos.

Olympics 2020 Mascotas

Mientras en España se lucha de forma incansable contra el coronavirus en una de las batallas más duras y sensibles que ha vivido la sociedad española en los últimos tiempos, en Japón comienzan a sonar voces que hablan de cancelación o aplazamiento de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Aunque durante la reunión en videoconferencia que han realizado los miembros del G7 se ha desvelado que todos los líderes han apoyado el deseo de Japón de organizar unos Juegos Olímpicos completos, hay dudas acerca de si esto llegará a ser posible.

Cuando el primer ministro Shinzo Abe habla de hacer unos Juegos completos se refiere a que serán en los estadios en los que estaba previsto que se realizaran, con público y con todos los atletas presentes. Los miembros del G7 le han apoyado porque, tal y como Abe ha dicho, organizar los juegos será una demostración de cómo la sociedad es capaz de derrotar al coronavirus. Más allá de esto, que no deja de ser el postureo habitual al cual nos tienen acostumbrados los políticos del mundo entero, lo que puede estar intentando Abe es conseguir un poco de tiempo para no ahogar a la economía de su país.

Japón empezó el año con una subida del IVA y eso derivó en problemas económicos, con una sociedad que comenzó a gastar menos de lo que gastaba. El azote del coronavirus también está afectando, pero las cifras están muy controladas respecto a otros países y de momento no se ha convertido en una amenaza crítica que lleve a imponer cuarentenas en barrios o ciudades.

Si lo que estuviera haciendo Abe solo es lograr algo de tiempo, esto significaría que la decisión de aplazar los Juegos Olímpicos o incluso cancelarlos ya habría sido tomada entre bambalinas. La opción más viable para satisfacer a todo el mundo es que el evento se posponga al año 2021. Eso daría margen suficiente como para que se pudiera combatir al virus y realizar la cita deportiva con la seguridad de que el mundo ya ha superado y ganado su batalla contra la infección. Por ahora Abe dice que no hay motivos para cancelar o posponer y se ampara a seguir trabajando en la organización, con un evento que si todo se mantiene en la misma línea se llevará a cabo en las fechas previstas: entre los días 24 de julio y 9 de agosto.

ground-1585817_1280

Pero no hay duda de que la lógica sería aplazar o cancelar. Vemos más factible el aplazamiento porque el volumen de inversión que ha realizado Japón en los Juegos Olímpicos es simplemente incalculable. Todo el país se ha volcado en esta cita deportiva, se han construido edificios, remodelado otros, cambiado estructuras, implementado cambios sociales para conseguir que los extranjeros se encuentren más a gusto… hay una corriente de cambio que es de primer nivel y que tiene un objetivo común: hacer de Japón y de los Juegos Olímpicos de Tokio una cita deportiva que nadie olvide.

No hay duda de que un aplazamiento también tendrá consecuencias y todavía hay que ver cuáles son las reacciones de la entidad organizadora de los Juegos Olímpicos, la que determina dónde se realizará cada edición. Los atletas se han estado preparando a fondo para 2020, no para 2021, lo cual podría llegar a significar grandes cambios para algunas de las formaciones. Pero hay que imaginar que viendo cómo está la situación en Europa, resulta poco probable que para el mes de julio Japón pueda dar la bienvenida a deportistas del mundo entero teniendo la seguridad de que no se va a producir ningún contagio. ¿Y si alguien que venga de Europa tiene el virus? El caos que se puede generar de una infección en la villa olímpica es enorme.

Otra de las ideas es que se celebre la competición con aquellos países que cumplan una serie de condiciones de seguridad en su país de origen, pero la idea resulta farragosa. Principalmente porque si se limitara la participación en el evento a determinadas nacionalidades seguro que habría muchas críticas y discusiones. Nos imaginamos pruebas y pruebas en las que veríamos solo a Japón, Corea del Sur y China compitiendo, dejando bien claro cuál sería el reparto de medallas entre ellos.

Por eso ahora mismo hay que tener paciencia con los Juegos Olímpicos y pensar en que hasta el momento el Primer Ministro, dentro de su pasividad, ha tomado buenas decisiones dentro de lo que cabe. Es un político en una situación que le supera, pero prácticamente ha ocurrido en todos los países donde el virus ha llegado sin avisar dispuesto a crear multitud de problemas. Por lo tanto, confiamos en Japón, confiamos en el Primer Ministro y confiamos que tendremos Juegos Olímpicos, ya sea en 2020 o en 2021. Si nosotros opinamos, no tenemos duda de que creemos que lo más conveniente es que se realicen el próximo año. Esperemos pacientes.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...