Preocupación por el coronavirus procedente de China

El Año Nuevo Chino implicará que miles de ciudadanos chinos viajarán por el mundo, aumentando así los riesgos del coronavirus.

chinese-lantern-932217_1280

En ocasiones nos despreocupamos de lo que ocurre en el mundo y de posibles infecciones porque pensamos que las tragedias del pasado no pueden ocurrir en el mundo actual en el que vivimos. Pensamos que los avances en medicina y ciencia de la actualidad nos protegen de todo y nos limitamos a disfrutar de esas películas catastróficas sobre virus creyendo que son pura ficción. ¿Pero y si esa tranquilidad de la que nos vemos rodeados no fuera tan real? Eso es lo que hemos comenzado a pensar después de ver lo que está ocurriendo en China, donde el coronavirus empezó de forma pausada, pero se fue extendiendo poco a poco.

Ya han fallecido cuatro personas en China víctimas de la neumonía que produce el coronavirus. Se ha registrado un infectado en Estados Unidos y también otro en Japón. Todo son casos de personas que han viajado a China y vuelto del país o ciudadanos chinos. Las medidas de prevención que se están poniendo en práctica no parece que sean suficientemente duras y desde los gobiernos la falta de precaución es alarmante.

El principal problema con el que nos encontramos ahora mismo es la celebración del Año Nuevo Chino. Este momento del año es crucial para los ciudadanos chinos, que celebran el momento viajando por el mundo. El significado de esto es que pronto habrá millones de ciudadanos de China viajando a distintas partes del planeta. Y eso implica abrir el riesgo a que se produzca una pandemia de proporciones bíblicas.

En la mayoría de aeropuertos de Asia se están realizando controles térmicos y otras pruebas para determinar si las personas que aterrizan en el país se encuentran sanas. Pero realmente no hay unas medidas de cuarentena que sean suficientemente sólidas ni exigentes. Un viajero chino que esté infectado por el virus podría llegar a contagiarlo en el periodo de tiempo que se encuentre haciendo cola para someterse a las pruebas pertinentes. Por otro lado, de momento no se ha confirmado que haya transmisión entre humanos, pero sigue siendo una posibilidad y en estos casos la sociedad siempre debería colocarse en el peor contexto (ponerse en lo peor y esperar lo mejor).

red-lantern-1202514_1280

Japón y Corea del Sur esperan recibir a miles de ciudadanos chinos en los próximos días con motivo del Año Nuevo en el país. El país del sol naciente todavía recuerda los estragos del brote de SARS que se produjo hace 10 años y que llevó a que se agotaran las máscaras de protección y a que se creara un entorno de riesgo y pánico. Hay mucha desinformación en todos los habitantes de Asia en general, que no entienden cuáles son los riesgos de dar campo libre a un virus de estas características. Tampoco se realizan ejercicios de aprendizaje entre los ciudadanos para que entiendan que no deben tocarse los ojos, que hay que lavarse las manos de forma constante durante este periodo de riesgo (unas ocho veces al día) y que nunca se debe estornudar libremente hacia los demás. El uso de la mascarilla es funcional y ayuda, pero no resulta una protección sagrada e imparable ante cualquier tipo de virus tal y como se puede comprobar. Hay que saber utilizarla y, ante todo, tener mucho cuidado.

Por ahora no se han tomado medidas drásticas respecto a los ciudadanos chinos que van a viajar por el mundo. Es posible que el propio país pudiera hacer una limitación de las salidas de la nación a fin de evitar el riesgo que va a implicar esta situación, pero no creemos que ocurra. También se podría denegar el acceso a ciudadanos chinos a otros países hasta que todo se calme, pero de nuevo, no pensamos que esto vaya a ocurrir. Los gobiernos han demostrado en muchas ocasiones que no saben llevar la voz cantante y que prefieren «esperar para ver qué pasa» antes de actuar de una manera preliminar.

Ante esta situación quienes van a tener que ser precavidos son los ciudadanos del mundo entero, en especial asegurándose del entorno a su alrededor, de posibles personas resfriadas que estén a su lado y de ser lo más cuidadosos posible con la higiene personal. Solo se trata de un meme, pero hay una imagen circulando por redes sociales que nos recuerda que en los años 1820 y 1920 se produjeron pandemias que acabaron con las vidas de millones de personas. El mundo nos ha demostrado ser mordaz e irónico, por lo que por nuestra parte no nos arriesgaríamos a dejar que se dé la casualidad de que la siguiente pandemia haya sido en 2020, dado que sería un precedente digno de estudio.

Cruzamos los dedos para que el nuevo Año Chino se celebre sin incidentes y por otro lado, si estabais pensando viajar a China en estos momentos, aunque dijimos anteriormente que solo había que evitar Wuhan, ahora vemos que la situación se complica. Así que si podéis aplazar vuestro viaje a China, resultará una idea mucho más segura.

Foto: Silentpilottookapic

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...