Las peores inundaciones que ha sufrido Venecia en su historia

Los venecianos temen que su ciudad pueda terminar sumergida bajo las aguas si en algún momento se sufre una inundación extrema que desestabilice la región.

La historia ha golpeado a Venecia en multitud de ocasiones con grandes inundaciones que han puesto en peligro el destino de la región. De forma inevitable se habla sobre un futuro no muy lejano de corte apocalíptico en el cual Venecia quedará totalmente sumergida de forma inevitable. Eso significaría que terminaría la vida tal y como la conocemos hoy día en esta ciudad que se fundó hace 1584 años y que cuenta con alrededor de 60 mil habitantes (muy lejos de la cantidad que vivía en el pasado, cuando se trataba de La Serenissima, la capital de la República de Venecia).

Hoy día los habitantes y propietarios de negocios intentan afrontar el temporal como pueden y buscar la manera de seguir sobreviviendo ante la llegada de la acqua alta, que se produce entre otoño y primavera y que tiene lugar dos veces al día. A lo largo de ese momento en el que la marea aumenta, el nivel del agua puede llegar a crecer de forma exagerada y hundir gran parte de las instalaciones y lugares turísticos.

Las estadísticas son claras en cuanto a niveles de porcentaje de cobertura de Venecia y altura del nivel del agua. Si la acqua alta solo produce un nivel de 90 centímetros, se estará hundiendo solo un 1,84% de la ciudad. A partir de ahí los niveles van creciendo de forma exponencial hasta que llegan a cantidades realmente peligrosas. Para que se cubra el 100% de Venecia lo que tendría que ocurrir sería que el nivel del agua ascendiera por encima de los 200 centímetros. No es algo que haya ocurrido nunca, pero los venecianos no quieren llamar al mal tiempo y saben perfectamente que todo es posible. El agua nunca les da tregua.

Las fotos históricas que se conservan de las inundaciones nos muestran bien lo que ha ocurrido en el pasado y lo que podría ocurrir en el futuro o incluso lo que podría ser superado. Las imágenes del año 1966, en el cual se produjo la mayor inundación de la historia de Venecia, son escalofriantes. Con un nivel del agua que llegó a los 194 centímetros el incidente no ha sido olvidado y sigue grabado a fuego en la memoria de los venecianos que tuvieron la desgracia de vivirlo.

A partir de ese momento se han registrado otras inundaciones graves. La segunda más intensa se produjo en el pasado año 2019, en el cual el nivel del agua llegó a los 187 cm, por lo que no se quedó muy atrás de lo ocurrido en 1966. Antes de eso el mayor nivel de agua se había registrado en 1979, lo que había llevado a que la región se encontrara muy tranquila dentro de los límites de normalidad a los que se puede llegar sabiendo el nivel de peligro al que están expuestos. A finales de la década de los 70 el nivel del agua que se alcanzó fue de 166 cm, muy lejos de lo ocurrido en 2019 y 1966.

Los siguientes incidentes por escala de gravedad se produjeron en 1986 (158 cm), 2008 y 2018 (156 cm), 2019 de nuevo (154 cm), 1951 (151 cm), otra vez 2019 (150 cm), 2012 (149 cm) y 2018 (148 cm). A todas luces lo que se aprecia es que en los últimos años la acqua alta ha ido aumentando su agresividad y en especial la última década ha tenido una de las mayores aglomeraciones de niveles altos que se hayan registrado a nivel histórico. No hay un precedente que se pueda comparar, puesto que lo ocurrido en 1966 no estuvo precedido de otros niveles altos en fechas cercanas.

Intentando aprender del pasado

Como decíamos, la tragedia de 1966 no ha sido olvidada y en principio se espera que el gobierno italiano aprenda de lo ocurrido para prepararse para una posible situación similar. En ese tiempo Venecia estuvo asediada por lluvias tormentosas que se extendieron a lo largo de tres días y que llevaron a que, entre otras cosas, la ciudad estuviera aislada del resto del país durante un día. El gobierno se encontró con que ese suceso dejó al 75% de los negocios destruidos, dañados y con problemas para continuar su actividad. Se produjo un gran caos y se perdieron propiedades, materias primas y todo tipo de productos. En términos financieros Venecia se encontró desolada, puesto que como las autoridades reconocieron, dependían demasiado del turismo como para que el flujo económico del que disponían fuera suficiente para realizar todos los trabajos de restauración necesarios.

Por desgracia, y hablando de aprender del pasado, no se puede decir que Venecia haya aprendido de ello, ya que parece continuar confiando en el turismo como principal motor económico. Sabiendo lo importante que fue la ciudad en tiempos pasados para el comercio marítimo, es cuanto menos desesperante ver en lo que ha terminado convirtiéndose. Para sus habitantes, que cada vez critican más el turismo masivo al que se ve sometido Venecia, tampoco es algo que les resulte agradable ver.

Cada vez que se produce una inundación hay miles de millones en pérdidas debido a trabajos de restauración y negocios o estructuras que acaban destruidas. Incluso edificios históricos, iglesias y otros puntos de interés general han acabado sufriendo importantes daños a la vista de la forma en la que el agua llega a cubrir estos lugares de una forma demasiado habitual. Por ello se ha invertido en la construcción de un sistema que pueda proteger a Venecia: el Sistema MOSE.

La protección de Venecia se llama MOSE

La inversión que ha realizado el gobierno italiano en MOSE va más allá de todo lo que se podría imaginar. Se trata de un proyecto experimental en el cual llevan trabajando un largo periodo de tiempo y que tiene como objetivo proteger Venecia cada vez que se produzca un aumento de la acqua alta. Para ello se han instalado 78 compuertas de tipo hidráulico en puntos estratégicos de la conexión de la laguna de Venecia con el mar Adriático. De esta forma se tratará de bloquear el acceso del agua hacia Venecia utilizando estas puertas y confiando en que el sistema pueda aportar una contención suficientemente sólida como para que este fenómeno que se produce todos los años termine sin registrar unos efectos tan dramáticos como en el pasado.

Lo interesante es que el gobierno italiano ha sido previsor y ha creado el sistema MOSE teniendo en cuenta que las compuertas serán capaces de soportar mareas de una altura de 3 metros. Si tenemos en cuenta que hasta ahora, como hemos dicho, la mayor altura que se ha alcanzado ha sido de 1,94 cm, nos queda más de 1 metro de margen para que el sistema pueda proporcionar seguridad. No se sabe cómo podría ser el futuro ni qué efectos podría tener la acqua alta en tiempos venideros, pero dejando un margen como este lo más factible es que el sistema pueda ocuparse de la resistencia de Venecia sin dificultades.

Por el momento el proyecto ya se ha puesto en marcha y se ha probado en octubre de 2020 con resultados exitosos. Se espera que se encuentre totalmente completado en 2021 y que desde ese momento asegure que Venecia se encontrará protegida sin ningún tipo de excepción. El sistema diseñado contempla dejar unos pequeños espacios que permitirán, incluso cuando las compuertas estén activadas, que barcos con carga puedan transitar, por lo que se evitarán accidentes o situaciones incómodas con las embarcaciones que se puedan encontrar en el área de MOSES.

¿Pero será suficiente para salvar Venecia?

A nosotros sobre el papel lo que plantea MOSES nos parece ideal. El sistema protector tiene un objetivo muy claro y el sistema de funcionamiento, a la vista de lo ocurrido hace unos días cuando se puso a prueba, funciona. El problema es que hay multitud de expertos que ya hablan de cómo MOSES no va a conseguir salvar Venecia, puesto que de una u otra manera los inconvenientes y los riesgos van a continuar.

Se menciona, por ejemplo, que la construcción de MOSES se ha realizado muy tarde como fruto de problemas políticos y de corrupción. Al mismo tiempo, expertos argumentan que llegada cierto momento las compuertas se van a tener que subir en tantas ocasiones que lo que ocurrirá es que acabarán con el ecosistema actual que hay en la región. Por ello ven la solución como una buena herramienta contra la marea alta, pero consideran que lo que hará será provocar otro problema del cual Venecia se tendrá que preocupar después.

En otros casos se defiende la importancia de las defensas locales y de no depender del sistema MOSES como solución. Se recuerda que después de 1966 lo que hizo el gobierno de la época fue elevar los suelos y preparar el terreno para que pudiera contener mejor el agua del mar. Pero hoy día hay ciertos límites que se han alcanzado y es imposible, por ejemplo, seguir elevando los terrenos, puesto que llega un momento en el que resulta un problema para la vida de los ciudadanos.

Además, no podemos olvidar otros datos que son preocupantes. Por ejemplo, tras la Segunda Guerra Mundial se pasaron varias décadas, entre los años 50 y 70, bombeando agua subterránea de Venecia. La consecuencia de ello fue que la ciudad se hundió 12 centímetros, lo que la dejó en un estado preocupante. No solo eso, sino que en la actualidad, el hundimiento que se produce de Venecia de manera natural es de varios milímetros, lo que poco a poco está dejando la ciudad en una posición muy complicada.

Hay quienes dicen que de una manera u otra Venecia terminará desapareciendo, pero al menos es bueno ver que el gobierno está luchando para intentar que esto no ocurra o, al menos, para ralentizarlo todo lo posible. Al fin y al cabo, Venecia tiene una larga historia y merece sobrevivir para que siga siendo un lugar de ensueño.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...