Celebrar la Nochebuena en Japón es sinónimo de pollo Kentucky

La Nochebuena en Japón se celebra disfrutando de pollo frito tanto en familia como especialmente en pareja.

Celebrar la Nochebuena en Japón es sinónimo de pollo Kentucky

Si por alguna casualidad habéis pensado en viajar a Japón en Navidad, algo que recomendamos a la vista de lo bien que los japoneses decoran con luces algunas de las zonas más significativas del país, os vais a encontrar con una curiosidad: la comida habitual en Nochebuena. Lo decimos rápidamente para ir directos al grano: lo que se come en esta noche tan especial es pollo frito, más exactamente pollo Kentucky Fried Chicken (KFC), aunque otros restaurantes y tiendas también venden sus propias versiones del pollo frito.

Pero ¿de dónde nace esta particular idea y cómo han llegado los japoneses a celebrar así la Nochebuena? Digamos lo primero que hay que entender que Japón no es un país cristiano, por lo que la celebración de la Navidad es algo totalmente distinto. En las últimas décadas la nación ha ido absorbiendo tradiciones del extranjero tal y como tiene costumbre de hacer en todos los aspectos de su cultura, y también como es tradición, lo que han hecho ha sido adaptar las tradiciones a su gusto.

La celebración de la Nochebuena se ha ido convirtiendo en la noche del pollo frito desde que en el año 1974 el equipo de marketing de la cadena de restaurantes de comida rápida KFC promocionara su producto con el eslogan «Kentucky por Navidad». El público lo recibió de buen grado y en la actualidad se ha olvidado mayoritariamente el origen de la tradición, pero todos los japoneses saben que la Nochebuena es más especial si la celebran cenando pollo frito.

Podríamos hacer muchos análisis acerca de cómo una maniobra de marketing moderna ha sido lo que ha terminado perdurando como una nueva tradición en Japón. El país es muy dado al marketing, al consumismo y a la comercialización como producto de cualquier cosa que podamos imaginar. La sociedad está muy acostumbrada a que en su día a día todo llegue hasta sus oídos y vista por medio de la publicidad. Si pensamos que la televisión en España está pensada como herramienta publicitaria con los anuncios televisivos entre medio de los programas, es porque no hemos visto cómo se usa la televisión en Japón, donde la publicidad se integra de una manera tan precisa dentro del contenido que casi no es necesario dedicar espacio a las pausas publicitarias. Todo ello se puede valorar de una manera u otra, pero la realidad es que Japón es un país único y esto lleva a que se generen tradiciones como la del pollo frito.

KFC Japon

El día de Navidad es un caos en todos los establecimientos de KFC. Escribimos esto desde Japón y a días antes de la celebración, pero podemos aseguraros que las reservas de pollo para la Nochebuena comenzaron hace más de 1 mes y se han agotado en la mayor parte de establecimientos. Está por ver si ese día sirven productos para llevar o si limitan el servicio de los locales para la preparación de todos los encargos, aunque suponemos que al menos un servicio mínimo sí habrá.

La alternativa son las tiendas de 24 horas en las que es habitual encontrar pollo frito recién hecho en las cámaras que hay en los mostradores. Family Mart vende el famichiken con gran popularidad, aunque el producto se diferencia de forma notable del pollo frito de KFC al ser solo piezas sin hueso rebozadas que tienen la particularidad de estar especialmente jugosas porque no se cocinan tanto como en la mayoría de restaurantes de Occidente (se dejan un poquito por debajo de lo habitual en la cocina de nuestro continente, lo que hace que sean jugosas, pero también que dé la sensación de que les faltan 5 minutos de cocinado).

Sentarse a la mesa con el cubo de pollo frito es lo habitual y se disfruta en familia y en pareja como una ocasión especial. No hay motivos religiosos de por medio y el interés por reunir a la familia alrededor de la mesa no es como en Occidente, donde se siente de una forma más especial. Hay más costumbre de celebrar la navidad en pareja con tu novio-novia o esposo-esposa porque las ocasiones para reunirse de este tipo de forma no son tan frecuentes entre los japoneses. Si bien para nosotros la Nochebuena es el momento en el que todos hacemos un hueco para reunirnos en familia, para los japoneses es similar el esfuerzo, pero para estar en pareja. El motivo de ello es que las parejas japonesas no tienen ningún tipo de costumbre de estar la una con la otra de forma constante. En realidad, no es que no haya codependencia, es que las parejas están más tiempo separadas y de forma independiente que juntas.

Las apretadas agendas laborales o los estudios, así como dedicar tiempo personal sin estar todo el día con la pareja, derivan en esta falta de tiempo que se produce de manera natural. Por ello la Nochebuena es un buen momento para no perder la ocasión de estar con tu pareja, comer pollo frito y, de paso, ir a ver las luces de Navidad, que hay que reconocer que suelen ser muy bonitas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 1,00 de 5)
1 5 1
Loading ... Loading ...