Archipiélago de Los Roques, ¿el nuevo Triángulo de las Bermudas?

Este grupo de islas venezolanas es popular por sus playas paradisíacas y su rica vida submarina. Sin embargo, una serie de incidentes recientes también lo han envuelto de misterio. Algunos ya se refieren a él como el nuevo Triángulo de las Bermudas.

El archipiélago de Los Roques es uno de los enclaves más turísticos de Venezuela, gracias a su entorno paradisíaco y a sus playas de arena blanca. Se encuentra en las Antillas Menores, en el Caribe, y goza de una intensa actividad submarina, con 280 especies de peces, 200 de crustáceos y otras tantas de otras familias.

Las actividades relacionadas con el mar, como el surf o el submarinismo, son las favoritas del turismo. En tierra firme poco más se puede hacer aparte de descansar y observar aves, pues la fauna autóctona terrestre es escasa a causa del calor y la falta de agua dulce. Y aunque la zona la conforman unas 350 islas, solo la del Gran Roque está poblada y cuenta con algunas posadas y resorts. No obstante, los gestores de la zona permiten la acampada en algunos puntos del archipiélago.

Con semejante descripción, Los Roques se convierten en un ansiado destino vacacional para los amantes del mar y la tranquilidad. Sin embargo, la zona ha quedado manchada por la superstición tras algunos accidentes extraños sucedidos en los últimos años. Unos accidentes que hacen que algunos ya hablen de la zona como el nuevo Triángulo de las Bermudas.

El accidente más reciente tuvo lugar el pasado viernes, cuando un avión con seis pasajeros y tripulación desapareció cuando se dirigía desde las islas hacia Caracas. A día de hoy aún no se ha dado con él, y los últimos testigos oculares afirman que lo vieron desaparecer en una densa capa de nubes. Entre los ocupantes se encontraba un prestigioso diseñador italiano, Missoni Vittorio.

Desde mediados de los 90 se han producido al menos 15 incidentes en la zona que separa Los Roques de Caracas (la capital venezolana se encuentra unos 140 km al sur del archipiélago). Un fenómeno que ha despertado la imaginación de los amantes de las conspiraciones. El más grave tuvo lugar en 2008, cuando un avión que realizaba el mismo trayecto que el de Missoni se estrelló en el mar y se llevó 14 vidas por delante. No se hallaron más restos que uno de los cuerpos.

Historias de Cuarto Milenio aparte, lo natural es que no ocurra nada malo. Y es más: no es la única zona del mundo que ha recibido el sello de ‘triángulo misterioso’. Existe el Triángulo de Formosa en el Pacífico, y el del Mar del Diablo en Japón. De todos ellos se explican leyendas similares.

Por suerte, los pilotos son mucho más pragmáticos y realistas, y se muestran escépticos con el novedoso fenómeno. “Siempre hay alguna explicación para estas cosas, incluso cuando se tarda años en encontrarla”, explica uno de ellos para The Guardian. Y añade que, si bien algunas zonas presentan fenómenos naturales o meteorológicos difíciles de prever, cada vez existen más avances para detectarlos y esquivarlos. Moraleja: basta con estar en buenas manos, ya volemos a un ‘triángulo maldito’ o a 300 km de casa.

Foto: Denise Mayumi.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...