Aeropuerto de Oslo: seis meses de nieve, récord en puntualidad

En Noruega nieva y hiela unos seis meses al año. Sin embargo, el Aeropuerto de Oslo solo ha cesado sus operaciones dos veces desde su apertura en 1998. ¿Cuál es su secreto?

Cada año los principales aeropuertos europeos sufren retrasos y cancelaciones por culpa de la nieve. Una nieve que, aunque no es constante durante el invierno, llega siempre en las mismas fechas. Pero parece que ni la previsión sirve. Alrededor de un 40% de los vuelos de los aeropuertos de Charles de Gaulle y Orly (París) fueron cancelados en solo un día en enero de este año. Y Frankfurt tuvo que cesar sus operaciones por las mismas fechas, cancelando gran parte de los 500 vuelos previstos.

Viajamos hasta Oslo. Nevadas regulares entre octubre y abril y temperaturas bajo cero, niveles de nieve que alcanzan los más de 35 centímetros durante unos 20 días al año. Y sin embargo, récord de puntualidad. Desde su apertura en 1998, el Aeropuerto de Oslo solo ha tenido que cesar sus operaciones en dos ocasiones. ¿Cómo se lo hacen? Es algo que siempre me he preguntado.

«Tenemos que ser capaces de manejar las operaciones en invierno más o menos como lo hacemos en verano. Para ello se requiere una buena planificación, gran cantidad de recursos, procedimientos correctos y mucha preparación», explica Nic Nilsen, director ejecutivo del aeropuerto. De no ser así, el aeropuerto quedaría «prácticamente fuera de servicio».

Claro, no queda más remedio. Así que el Aeropuerto de Oslo cuenta con un rigurosísimo proceso de descongelación para aviones y pistas, además de una extensa flota de quitanieves. Durante el invierno se contratan unas 90 personas solo para cubrir las necesidades relacionadas con la nieve. Pero eso no es todo. El aeródromo acaba de adquirir dos ejemplares de TV2000, quizás la quitanieves más potente en el mundo.

Solo hay cuatro del mismo modelo en todo el planeta. Son monstruos de 40 toneladas y valorados en unos dos millones de dólares cada uno, y son capaces de quitar unas diez toneladas de nieve cada hora. En consecuencia, la TV2000 es capaz de limpiar una pista de 3 km en unos 15 minutos. Su funcionamiento es simple: arrastra la nieve, la empuja a un lado y barre la pista. Solo que lo hace a gran escala.

Eso sí, no está sola. «La idea es que haga básicamente el trabajo sucio», explica Henning Bratebeck, jefe de servicios del aeropuerto. Las demás quitanieves, casi una treintena, también están preparadas por si hay que entrar en acción. Tan pronto como «caen los primeros copos de nieve», el equipo de limpieza sale y empieza a cumplir su labor.

La eficacia del engranaje es impecable. Y vale, no es rentable aplicarlo en lugares donde la nieve solo es problema un mes al año. Pero si Noruega es capaz de competir con un monstruo, ¿es comprensible que los aeropuertos más potentes de Europa se acobarden delante de una lagartija? Ahí dejo la pregunta.

Vía: CNN.

Foto: mapryan.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...