Trebuchet Park, las máquinas de asedio reunidas en Belmonte

En Belmonte, en Cuenca, es posible visitar el parque dedicado a las máquinas de asedio más grande del mundo.

Trebuchet Park en Belmonte

Desde el 1 de agosto en Belmonte, Cuenca, se encuentra abierto a disposición de los visitantes el Trebuchet Park, el que está considerado como el parque histórico dedicado a las máquinas de asedio de mayores dimensiones y exposición del mundo entero. Es fruto del trabajo y la investigación del experto Rubén Sáez, que ha sido quien se ha encargado de supervisar la construcción de cada una de las máquinas siguiendo los modelos originales y replicando incluso los materiales utilizados en la elaboración.

El resultado de este duro trabajo es un lugar distinto y al cual no le encontramos ningún tipo de comparación. Lo que se puede ver en él son 40 máquinas de asedio, esas herramientas de combate que las civilizaciones pasadas utilizaban para tratar de conquistar las fortalezas de sus enemigos. Existe un gran trasfondo sobre cada máquina, así que la visita al parque tiene un fuerte componente educativo lleno de curiosidades.

Las máquinas están construidas de manera que sean útiles, pero en realidad no vamos a ver muchas de ellas en funcionamiento porque los efectos de su uso eran devastadores. Podremos descubrir, eso sí, cómo funcionaban, cómo lanzaban cientos de flechas, fuego, acero y otros elementos con el objetivo de derribar barreras y muros.

Cada máquina es un descubrimiento y una sorpresa, dado que sus funcionamientos y las estrategias que se adoptaban con cada una de ellas eran muy distintas. El arma que da nombre al parque, el trebuchet, era una catapulta de gran potencia que permitía lanzar todo tipo de cosas. Los ejércitos de la época la usaban planteando diversas estrategias, algunas tan locas que implicaban, por ejemplo, el lanzamiento de personas infectadas de peste para que extendieran la enfermedad dentro de las fronteras de sus enemigos.

Las máquinas se dividen actualmente en cuatro zonas que se pueden visitar de forma muy amena: mundo cristiano, mundo musulmán, mundo oriental y Renacimiento. Por supuesto, cada una de estas áreas es un perfecto reflejo de las máquinas de asedio que se utilizaron de la mano de estas culturas. Así, en el mundo cristiano es posible ver el trabuco de contrapeso, el ariete o la tortuga proa de barco, mientras que el mundo musulmán están las réplicas del karwah, la rueda de fuego o el jarkh. Esta variedad de maquinaria hará las delicias de los amantes de la historia y de quienes disfrutan con los combates del pasado. Es posible que, por otro lado, pronto se añada una zona dedicada al mundo de los romanos.

Vía: Trebuchet Park

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...