Museo del Ferrocarril de Madrid

El Museo del Ferrocarril de Madrid proporciona un vistazo en profundidad a la historia de los ferrocarriles.

Locomotora de tren

En el año 1967 se llevó a cabo la inauguración del Museo del Ferrocarril de Madrid, un lugar que se ha convertido en claro peregrinaje para los aficionados a los trenes. En sus orígenes estuvo establecido en el Palacio de Fernán Núñez, pero posteriormente se trasladó al lugar en el que se encuentra en la actualidad: la estación de Delicias.

El origen del museo

Corría la década de los años 30 cuando el sector ferroviario español comenzó a sentir el interés y la necesidad de trabajar para preservar la historia del ferrocarril. Eran tiempos en los que se habían llevado a cabo iniciativas similares en otros sectores. Resultaba importante proteger piezas de la época a sabiendas de que en el futuro sería un tema de gran relevancia, tal y como la historia se había ocupado de demostrar con otro tipo de objetos. Es por ello que las empresas ferroviarias dieron inicio en nuestras fronteras a una recopilación de objetos, piezas e incluso locomotoras completas que permitieran reunir lo mejor de los últimos años. El trabajo comenzó de forma muy sólida y se extendió durante más de 5 años de una forma más que detallada para poder conseguir una gran colección.

El problema con el que se encontró este grupo de empresas y coleccionistas es que se desató la Guerra Civil en España. Y como ocurrió con otro tipo de colecciones, futuros museos y temas culturales, todo se detuvo de forma inevitable. Pasaron los años y la intención original de las empresas comenzó a aflorar de nuevo con el pensamiento original.

Como ocurrió en muchos otros casos, la organización de una exposición y el éxito que tuvo esta entre los visitantes, hizo que en 1948 se volviera a sentir interés por la disponibilidad de un museo con una gran colección. Era un buen momento, dado que los ciudadanos de la época sentían mucho interés por los ferrocarriles debido a que España pasaba por la celebración del centenario del trayecto que se realizó entre las regiones de Barcelona y Mataró, el cual quedó registrado como el primero llevado a cabo en la península.

Pero aunque hubo entusiasmo, la idea no encontró un apoyo importante en el sector y se volvió a enfriar con el paso de los años. Tuvo que producirse otro centenario, en este caso el que marcó la celebración de los 100 años del viaje de un ferrocarril entre las ciudades de Madrid y Zaragoza en 1964, para que el proyecto volviera a sonar con fuerza. En este caso la suerte estuvo en que la propia Renfe demostró estar interesada en ello. La iniciativa ahora sí tuvo apoyo y Renfe se esforzó para que el proyecto, tomando de base el trabajo realizado anteriormente, llegara a buen puerto. Unos años después, en 1967, ya estaba inaugurado el museo.

El lugar elegido inicialmente fue el Palacio de Fernán Núñez y desde 1983 se eligió la Estación de Delicias como nuevo emplazamiento del museo. En este lugar ha permanecido desde entonces por mucho que en algunos casos se hayan producido incidentes que han requerido la remodelación de las instalaciones.

¿Qué podemos ver en él?

La colección del museo está presentada, de forma principal, en un total de cuatro vías que albergan distintos materiales en exposición. Además, hay otras salas que también comentaremos. En la primera de las vías hay varias locomotoras completas de las que podemos disfrutar y que representan las locomotoras que hubo en España entre los años 1848 y 1975. Fue una época caracterizada por el uso de vapor. Entre las máquinas que se pueden ver destaca la Pacific, así como la Confederación. Todas han sido restauradas para poder ser presentadas al público de una manera muy especial.

Señales de tren

La segunda de las vías da un salto importante en el tiempo para llevarnos a las locomotoras que se utilizaron de forma más frecuente entre los años 1907 y 1963, las eléctricas. Entre algunas de estas máquinas se encuentran los modelos 7400 o 6100. Se puede apreciar un gran cambio respecto a la primera vía, algo que los visitantes podrán utilizar como base para ir viendo la evolución de este tipo de vehículo de transporte.

Dejamos el vapor y la electricidad atrás para, en la tercera vía, dar la bienvenida a las locomotoras que utilizan diésel para funcionar. La colección incluye algunos de los primeros modelos, logrando que la impresión proporcionada en el visitante sea aún mayor. Y por último está la vía cuatro, que se concentra en los modelos más actuales pensados para la comodidad del viajero.

Al margen de la exposición de las vías el museo cuenta con distintas salas y zonas donde se pueden ver otros objetos y elementos relacionados con este tema. Por ejemplo, en una de las salas podemos disfrutar con maquetas activas, mientras que en otra se realiza un repaso sobre la historia de los relojes en distintos modelos y piezas históricas. Este contenido proporciona un incentivo añadido a los visitantes, y todo, en general, se acaba encontrando vinculado con la historia del ferrocarril, por lo que el resultado es muy satisfactorio. Al mismo tiempo, ayuda a aumentar la duración de la visita, lo que nunca está de más.

Información para el visitante

El Museo del Ferrocarril de Madrid se encuentra en el número 61 del Paseo de las Delicias, siendo posible llegar con cercanías en las líneas C1 y C10, con parada en la estación de Delicias. Si preferimos desplazarnos en autobús, hay una amplia serie de líneas que nos permiten llegar, como los números 8, 19, 47, 85 y 86, entre otras opciones. Y por último, es posible llegar en Metro, parando en la parada estación de Delicias correspondiente a la línea 3.

El precio de la entrada general es de 6 euros, mientras que la tarifa reducida tiene un coste de 4 euros, lo que representa un buen ahorro. Solo los días y horario de apertura, solo está cerrado los lunes, así como días específicos del año. De martes a viernes podemos visitarlo desde las 9 y media de la mañana hasta las 3 de la tarde, mientras que los fines de semana está abierto de 10 de la mañana a la misma hora de cierre que los demás días.

Vía: Museo del Ferrocarril de Madrid

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...