Casa Vicens abre sus puertas para sorprender a los fans de Gaudí

Casa Vicens, una de las obras privadas de Gaudí que habían quedado ocultas con el paso del tiempo, ya es de visita pública.

Más Gaudí en Barcelona

Barcelona ya tiene otra pieza en activo del gran mapa turístico que representan las obras de Gaudí, que como ya sabemos se ha convertido en uno de los símbolos de identidad de la ciudad condal. En esta ocasión hablamos de Casa Vicens, que ya se encuentra abierta al público después de un proyecto de restauración que ha permitido convertir el lugar en un punto de reunión de los seguidores del ilustre arquitecto.

Como si Casa Vicens fuera un aperitivo hasta que se completen las obras de la Sagrada Familia en el año 2026 (celebrando el centenario del fallecimiento del artista), este lugar se convierte en una perfecta representación del estilo modernista que siempre acompañó sus obras. Fue la primera casa privada que diseñó Gaudí y que en este caso se trató de un encargo de Don Manuel Vicens Montaner, que consiguió una casa de verano absolutamente espectacular e inmortal con el paso de los tiempos, tanto por su diseño como por su ubicación en Gràcia.

El trabajo que se ha realizado en los últimos años, un proyecto de MoraBanc de Andorra, ha consistido en retroceder lo máximo posible al diseño original de Gaudí que con el paso de los años había ido ensombreciéndose un poco con extensiones de la estructura y cambios.

El motivo es claro. Casa Vicens se convierte en un lugar que sirve como centro cultural y museo en el cual deleitarnos con el auténtico estilo del artista y con sus inconfundibles diseños, que no pasan de moda y se mantienen tan frescos y transgresores como lo eran en sus tiempos originales. Hay espacios, hay color, hay murales, hay un poco de todo en un particular enfoque de la visión de la época pasada en la cual el art nouveau intentaba convertirse en el estilo a seguir mundialmente salvo por Gaudí, que prefería optar por un estilo propio.

Hay mucho que celebrar por la vuelta de esta estructura que tiene el sello de Gaudí y por su incorporación en el ya de por sí variado grupo de obras que ha dejado el artista como herencia a una ciudad que le tuvo siempre satisfecho. Hoy es un momento de celebrar el legado del arquitecto y de olvidar todo lo que está pasando en España, porque cuando se refiere a obras de arte no tiene porqué haber ningún pensamiento en nuestra cabeza. Especialmente hablando con Gaudí, que tenía unas ideas muy claras, pero siempre buscaba el concilio y que el mundo se pudiera concentrar en algo más profundo que una discusión.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...