Sri Lanka, una isla mística

La lágrima de India, la Perla de Oriente o la Isla Resplandeciente, son algunos de los nombres por los que se conoce este pequeño país de Asia Meridional. Sri Lanka, la pequeña isla al sur de Asia, destaca por una gran intensidad afectiva generada por los turistas que la conocen. Durante muchos siglos, esta isla ha seducido a los viajeros y ha despertado verdadero amor en sus corazones. Todo esto se ve ensombrecido por una contienda generada en el país que ha levantado un agresivo conflicto étnico y religioso. Esta exótica isla, ha quedado marcada por esos oscuros sucesos en las mentes occidentales, pero no hay que olvidar que Sri Lanka es uno de los países más espiritual y sereno del mundo occidental. Por ello merece la pena visitar esta región.

Monumento budista.

Monumento budista.

Uno de los atractivos de este país es la cultura budista, en su mayoría. La arquitectura, escultura y pintura clásicas, son en su mayoría monumentos a Buda. Sri Lanka cuenta con grandes fortalezas, canales e iglesias holandesas de visita obligatoria para todos aquellos amantes de lo espiritual y del buen arte. La ciudad de Galle se constituye como la más bella de toda la isla. Otro atractivo de este país, son las danzas cingalesas, muy similiares a las indias, formadas por acrobacias y grandes habilidades que narran una historia mientras las practican. La cerámica, el tejido o la talla de madera constituyen algunos de los oficios que predominan en Sri Lanka, siendo así mismo de gran importancia este país, por el renombre que han adquirido sus gemas.

Platos típicos de esta tierra mística, son el arroz y el curry, famosos por su sabor picante, y que acompañan a la gastronomía junto con carne, verduras o pescado, que conforman platos verdaderamente exquisitos y exóticos. La gran variedad de pescados de sus costas o de las frutas tropicales que allí se encuentran, son solo uno de los atractivos más importantes del país, eso si, para estómagos a prueba de la comida picante.

Una de las festividades más tradicionales en esta isla paradisíaca, es el Día Nacional, celebrado en febrero mediante desfiles, bailes y concursos nacionales. Y no mucho más tarde, el Año Nuevo, que a diferencia de la cultura que conocemos en occidente, en Sri Lanka se celebra en el paso de marzo a abril, y se conmemora con carreras e elefantes, concursos de cocos y peleas de almohadas. Toda un nuevo punto de vista acerca de cómo se celebran las fiestas más tradicionales en un país con una cultura completamente distinta. Imposible perdérselo.

Sin duda, la mejor época para realizar una escapada a Sri Lanka, desde el punto de vista climático, es la que va desde diciembre hasta marzo, por tener un clima seco, contrario a lo que se experimenta en invierno en los países europeos. El turismo aumenta en esa época del año, por tener un clima totalmente distinto al occidental, en busca de costas o territorio montañoso en los que se puede disfrutar de fantásticos días soleados sin frío.

Foto: james_gordon_los_angeles

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...