Puerto Rico quiere reabrir en julio y ser un destino dorado

A partir del próximo mes de julio Puerto Rico acogerá de nuevo turistas para satisfacción de las autoridades y los hoteles del lugar.

El mundo entero está intentando lamerse las heridas y reabrir sus fronteras para recuperar el turismo. En algunos lugares, como nuestro propio país, el turismo es un elemento clave. Para nosotros es la industria principal, lo que más dinero genera y que resulta fundamental para que la nación continúe en movimiento. Tal y como se ha dicho en ocasiones, quizá España tenga como principal foco de ingresos el desarrollo tecnológico o la investigación dentro de 20 o 30 años, pero hoy día nuestra forma de obtener ingresos es el turismo. Y eso mismo ocurre en muchos otros lugares del planeta.

Puerto Rico es uno de esos lugares donde sus gobernantes lo están preparando todo para que pueda recuperar su esplendor. Por el momento, en las últimas horas el territorio ha pasado a su fase tres de la desescalada, lo que significa que pueden recuperar los lugares de ocio y las distintas estructuras relacionadas con el turismo. No obstante, de momento se está perfilando está vuelta a la normalidad turística teniendo en cuenta que sean los propios puertorriqueños los que disfruten visitando el territorio, relajándose en sus fantásticos lugares de ocio y en cierto modo, poniendo a prueba la seguridad del lugar.

La apertura de fronteras para los turistas se producirá el 15 de julio, por lo que el gobierno tiene casi un mes a fin de comprobar que todo va como la seda y que las medidas que se han puesto en marcha ofrecen unos buenos resultados.

La PRTC (Puerto Rico Tourism Company) se ha esforzado para definir una serie de acciones y medidas que se ocuparán de que no se produzcan infecciones y que la salud de los visitantes se proteja en todo momento. Las medidas introducidas en la nación tendrán que ser puestas en práctica por todos los negocios y lugares turísticos de forma que se pueda garantizar un amplio nivel de seguridad entre los visitantes. Si todo va bien lo que Puerto Rico conseguirá es, como dicen sus propios responsables, «un nivel dorado en cuanto a seguridad y salud».

En especial, el gobierno revisará cada uno de los más de 350 hoteles que hay en Puerto Rico y que estarán disponibles para dar alojamiento a los visitantes. Se remarcará la importancia de que cada uno de los hoteles proteja a los huéspedes y que se les ofrezca un entorno totalmente seguro. Pero no serán las únicas medidas. Por ejemplo, cuando los visitantes aterricen en el aeropuerto Luis Munoz Marin International Airport tendrán que pasar por un control de temperatura y por una pequeña revisión que ayudará a discernir si entre los turistas hay alguien que pueda estar albergando el coronavirus. También se podrá solicitar una revisión de la COVID-19 en vivo con un test. Si bien el test es opcional, cabe destacar que pasar por él y dar negativo será la única manera que tendremos de entrar en el territorio sin hacer el procedimiento de cuarentena estipulado de 14 días. Por ello las autoridades de la isla esperan que la mayoría de los visitantes se sometan al test.

No obstante, antes de que decidamos irnos de vacaciones a Puerto Rico quizá queramos esperar al día 1 de julio. Será entonces cuando se anunciará la lista de lugares, atracciones y otros elementos turísticos de los que podrán disfrutar los visitantes a lo largo de este verano. Se espera que la lista sea amplia, ya que se está trabajando duro para que el turismo alcance datos de rendimiento muy positivos, pero en cualquier caso habrá que ver qué se está ofreciendo exactamente a los viajeros.

La campaña pro-vacacional que está haciendo Puerto Rico intenta hacer especial hincapié en varios aspectos. Uno de ellos es que prometen un entorno relajante y de auténtico ensueño en el cual los visitantes podrán pasarlo bien en sus playas y entornos rurales. Sabemos que pensando en protegernos del coronavirus es mucho más seguro un lugar como este que en Las Vegas, por ejemplo, por lo que esperan que este factor les proporcione un fuerte impulso. También quieren remarcar que los ciudadanos de Estados Unidos no necesitan pasaporte, lo que sin duda se puede convertir en un buen golpe de efecto para impulsar el turismo durante el verano.

Pero ante todo, Puerto Rico hace campaña como un destino vacacional en el que poder desconectar, disfrutar de una vida más relajada durante unos días y así olvidarnos de todo lo relacionado con la COVID-19. Según los dirigentes de la isla, van a ser capaces de ofrecer a los visitantes las vacaciones con las que llevan soñando mucho tiempo. Pero por supuesto, no van a tener fácil la misión de captar el interés de los viajeros, puesto que como decíamos antes, el mundo entero está reforzando su turismo para alcanzar los mismos resultados. Por eso no hay duda de que la campaña de verano va a ser una de las más competitivas de los últimos años.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...