Museo Oceanográfico de Mónaco

El Museo Oceanográfico de Mónaco constituye una visita muy recomendada para hacer en una próxima visita a Montecarlo: se trata de un museo que alberga gran cantidad de especies, objetos y fósiles relacionados con el mundo marino, además, es sede de uno de los mejores acuarios del mundo, con miles de especies de fauna y flora de todos los mares, aunque con mayor presencia del Mediterráneo.

Vista parcial del Museo Oceanográfico de Mónaco, una visita recomendada en Montecarlo

Si ya de por sí Montecarlo es uno de los destinos más importantes y glamorosos del Principado de Mónaco, un lugar de por más atractivo, el Museo Oceanográfico de Mónaco, le suma un condimento más que no puede faltar en una visita a estas bellas tierras en la Riviera Francesa. Este museo alberga además un acuario que es considerado uno de los mejores del mundo.

Pero primero, y antes de hablar del acuario, dediquemos unos párrafos al Museo: inaugurado a principios del siglo pasado por el Príncipe Alberto I, se trata de un lugar excepcional con una de las colecciones marinas más destacadas.

Desde la grandeza de su fachada, las dimensiones de la construcción que llevó más de una década de edificación, hasta la riqueza de su interior, y pasando por su excelente ubicación en la costa con vistas inigualables al mar azul, a este museo bien vale la pena que se le dedique una tarde.

En las dos plantas abiertas al público se podrá ver todo tipo de especímenes y fósiles, esqueletos y demás objetos relacionados con el mundo marino, colección de gran valor recogida y conservada en su momento por el príncipe Alberto, quien era un amante y aficionado al mundo submarino.


Uno de los atractivos de este museo: el esqueleto de una ballena de 20 metros de largo

Entre lo que se podrá observar, llamarán la atención el esqueleto real de una ballena de 20 metros o los modelos de buques de Laboratorio del Príncipe Alberto. Así también, se podrán observar objetos que combinan el fascinante mundo marino con el arte y diseño: lámparas hechas de medusa, esculturas con caracoles o joyería con apliques de elementos marinos, entre otros.

El acuario, por su parte, alberga unas 4.000 especies de peces y más de 200 familias de invertebrados, con mayor presencia de la fauna y flora típicas del Mediterráneo, todas ellas distribuidas en 90 balsas.

Además de peces de todos colores, destaca la “Laguna del Tiburón”, un enorme tanque de 450 metros cúbicos, sede de la más atractiva diversidad de la barrera coralina y sus pobladores acuáticos.

Seguro sorprenderá también el sector con las criaturas que habitan en las zonas más profundas del mar, los abisales: el ambiente tenue y las formas poco frecuentes, extrañas, de estas especies dejarán a más de uno con la boca abierta.

En este museo además se podrá encontrar una sala, llamada de “Reuniones”, con material audiovisual donde seguramente estén pasando alguna cinta del comandante Jacques- Yves Cousteau.

Este atractivo, único e imperdible para los que gusten del mar, está abierto todos los días, con la única excepción del día del Gran Premio de Fórmula 1. Por estas fechas, abre de 10 de la mañana a las 6 de la tarde. Su ubicación es sobre la Avenida Saint Martin, y el valor de la entrada es de 12,50 euros para los adultos, y de 6 euros, para niños y estudiantes.

Fuente Jaunted
Foto 1 areta en Flickr
Foto 2 cristianocani en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...