Larimar y Ámbar, dos piedras semipreciosas que identifican a la República Dominicana

Dentro de los valores y atractivos de República Dominicana destacan dos piedras semipreciosas de una gran belleza: Laminar (exclusiva del país caribeño) y Ámbar. Además de minas de extracción también se pueden visitar sus respectivos museos para conocer a fondo su historia, naturaleza y proceso de obtención.

La República Dominicana es un país caribeño de gran belleza y con varias notas distintivas: no sólo es el primer asentamiento europeo en el “nuevo mundo”, sino que también cuenta con sitios de gran atractivo y únicos para conocer, como su Catedral y Castillo, ambos edificios ubicados en Santo Domingo, en su Ciudad Colonial, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

República Dominicana, un territorio muy bello naturalmente

El Faro de Colón es uno de los monumentos más representativos del país, se encuentra en la misma capital, y se erige desde 1992 en honor a Cristóbal Colón. Allí también se encuentra el Museo de las Américas y el mausoleo de Colón.

Esta alegre tierra caribeña también es conocida por su música y baile típico el merengue, y por su pasión por el baseball. Pero también hay dos auténticas joyas que distinguen esta región de las restantes: sus piedras semipreciosas Larinar y Ámbar, que cualquiera que visite el país querrá llevarse de souvenir.

La primera, la Larimar es original y exclusiva de República Dominicana, y su color es predominantemente azul aunque matizada con tonos verdes, lo que conforma un atractivo turquesa. Esta piedra es encontrada en la zona sudeste del país, cerca de la ciudad de Barahona.

Se trata de una variedad de pectolita, y se caracteriza por tener una composición única, un interior compuesto por silicio-oxígeno con elementos sódicos y cálcicos.

Larimar, la particular piedra exclusiva de estas tierras caribeñas

Aunque los españoles ya habían avistado esta piedra, no fue hasta 1916 que se autorizó la explotación de su mina, conocida como Los Chupaderos. Hoy en día, llegar hasta las excavaciones es toda una experiencia de aventura ya que es necesario hacerlo a bordo de un vehículo de doble tracción tras recorrer caminos de tierra y piedras.

Vale mencionar que en Santo Domingo se puede también visitar el Museo de Larimar donde aprender más sobre esta piedra tan bella como singular, y observar numerosos ejemplares. La entrada es gratis y en su interior se encontrará una tienda donde poder comprar recuerdos y otros elementos hechos con la joya.

Con respecto al Ámbar hay que decir que es otra las piedras que se pueden encontrar aquí, aunque ya no exclusiva, también representativa. Según leyendas de la región, el ámbar ya era empleado hace cinco siglos como objeto de intercambio entre los nativos y los colonizadores.

La República Dominicana tiene una variedad de esta piedra que se diferencia de otras, como la Báltica, por ser más transparente y por presentarse también en otros colores, como el rojo y el azul.

Al igual que en el caso de la Larimar, en Santo Domingo se puede visitar un Museo del Ámbar, donde además de piedras y objetos con incrustaciones, documentos históricos y explicaciones, también se podrá observar una excavación imitación para presenciar el proceso por el que se extrae.

Fuente NationalGeographicBlogs
Foto 1 Wikimedia
Foto 2 Museo de Larimar

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...