Lanzarote, tesoro natural

Lanzarote permite disfrutar de sus maravillosas playas y además visitar algunos lugares únicos como el Jardín de los cactus y los Jameos del Agua.

En el Jardín de Cactus se podrá ver 10.000 ejemplares de esta planta

Cuando era pequeño me ponía muy nervioso cuando las visitas de turno al hogar familiar me preguntaban que a quién quería más si a mamá o a papá. Como nunca sabía que responder, utilizaba la mejor de las tácticas irme corriendo. Pero me quedé con la lección de que en la vida siempre habrá que escoger entre diatribas complicadas y que huir no siempre es posible. Así que hace unas semanas se me planteó un dilema: ¿De las Islas Canarías dónde viajar? Tras los sudores iniciales y la búsqueda incesante a través de la red llegué a una conclusión: visitaría Lanzarote, sobre todo porque tiene un paisaje más rural y podría visitar diversos algunos museos y tesoros naturales. De todas formas, Ya tendré tiempo para visitar en otra ocasión las otras islas.

Dicho y hecho, lo mejor de todo es que es muy fácil encontrar viajes a Lanzarote, porque es una de los destinos estrella del  verano, aunque no está quizás tan saturado como Tenerife. Sin querer quitar mérito a sus playas, que son magníficas al igual que todas las de Canarias, además esta isla permite visitar dos originales museos con la intervención de César Manrique, su artista más conocido y una predilección personal.  El primero de ellos son los Jameos del Agua, que está el interior del túnel volcánico producido por la erupción del Volcán de la Corona. Está formado por “Jameo Chico” por donde se realiza el acceso al interior, el “Jameo Grande” y el “Jameo de la Cazuela”. Se trata sin duda de una magnífica muestra de uno de sus pilares creativos del artista: la armonía entre la naturaleza y la creación artística.

La otra visita imprescindible es el Jardín de Cactus, muy fácil de identificar ya que una escultura de Manrique de 8 metros de altura y con apariencia de un cactus, nos da la bienvenida al Jardín. Este edén botánico de 5.000 mts2 acoge cerca de diez mil ejemplares de cactus de más de mil especies distintas. Su procedencia es diversa, aunque la mayoría de ellas son originarias de América, Madagascar y Canarias.

Antes de dejar esta tierra paradisíaca, tendremos la oportunidad de conocer la Isla de Lobos. Se trata de una pequeña isla situada en el brazo de mar que separa las islas de Fuerteventura y Lanzarote. El nombre de la isla proviene de la existencia hasta el siglo pasado de una colonia de focas monje.

Fotografía: Peter Gerstbach

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...