La isla sagrada de Okinoshima ya está protegida por la UNESCO

Okinoshima, la isla donde solo entran hombres, ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Misteriosa isla de Japón

Muchos países asiáticos han contribuido con numerosos lugares para que la UNESCO los nombre Patrimonio de la Humanidad. Una de las últimas incorporaciones a esta larga lista ha sido Okinoshima. La isla sagrada de Japón es un entorno natural de gran belleza y cargado de misterio, llamando mucho la atención porque las mujeres tienen totalmente prohibida la entrada a este enclave único situado sobre las aguas del mar de Genkai. La UNESCO ha querido otorgar este título a la isla japonesa debido a su “valor universal excepcional”.

Okinoshima forma parte de la ciudad de Munakata, situada al sur de Japón, y se ubica sobre las aguas de la antigua ruta comercial entre este país y Corea. Se trata de una isla muy misteriosa y de gran atractivo turístico, ya que solo pueden entrar en ella los hombres

Además, no pueden hacerlo en cualquier época del año, dado que está fijado un día concreto para que un máximo de 200 hombres puedan contemplar su belleza. Una vez al año, el 27 de mayo, este número concreto de varones visita la isla japonesa, siempre y cuando antes se hayan purificado dándose un baño completamente desnudos en sus aguas.

El resto del año en Okinoshima solo puede habitar una persona, un sacerdote shintoista, un representante supremo de la religión nativa de Japón en la que se alaba la naturaleza. La isla forma parte del santuario de Munakata Taisha, que para los habitantes de allí está considerado como uno de los lugares más sagrados que se encuentran en todo el país.

Son muchas las hipótesis que se han ido barajando con respecto a la prohibición de la entrada de las mujeres en la isla. Una de las que cobra más fuerza es la creencia de que las féminas son “impuras” debido a su ciclo menstrual, pero también otros han apuntado a que, en la antigüedad, esta zona estaba llena de peligros, por lo que los hombres debían proteger a sus mujeres y no dejar que se acercasen a la isla. En cualquier caso, hoy en día, Okinoshima solo permite el paso a los hombres.

Aunque esta idea puede parecer algo descabellada en pleno siglo XXI, la isla japonesa no es la única en el mundo que tiene esta prohibición. En Grecia, en el Monte Athos, tampoco pueden entrar las mujeres, excluyéndolas de los ritos religiosos por ser “impuras”. Algo parecido ocurre en Haji Ali Dargah, en Mumbai, un lugar de la India donde se llevan a cabo cultos religiosos en el cual no permiten el paso de las mujeres a ciertas zonas, como las tumbas.

Foto: DeltaWorks

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...