Isla de Mull, el resumen del encanto escocés

Con un área de 875 km2, la Isla de Mull es la cuarta isla más grande de Escocia y destino de paso para muchos turistas que se encuentran en ruta descubriendo la zona. Forma parte del archipiélago de las Hebridas Interiores y se encuentra en la costa occidental del país, al noroeste de Glasgow. Se caracteriza por tres principales atractivos: la naturaleza, los castillos y la bucólica localidad de Tobermory. A continuación analizamos cada uno de ellos.

Con un área de 875 km2, la Isla de Mull es la cuarta isla más grande de Escocia y destino de paso para muchos turistas que se encuentran en ruta descubriendo la zona. Forma parte del archipiélago de las Hebridas Interiores y se encuentra en la costa occidental del país, al noroeste de Glasgow. Se caracteriza por tres principales atractivos: la naturaleza, los castillos y la bucólica localidad de Tobermory. A continuación analizamos cada uno de ellos, aunque, por supuesto, no son independientes los unos de los otros. Se complementan conformando un entorno perfecto.

Llegando a la pequeña isla de Iona

  • La naturaleza de la Isla de Mull se percibe desde el momento en el que llegamos. Lo único que la comunica con tierra firme es la conexión por barco, y en ella apenas viven unas 2.000 personas. Todo ello la ha mantenido intacta al paso del tiempo, con una frondosa vegetación que es hogar de 250 especies de aves distintas. Aunque el espectáculo natural es evidente en toda la isla, se vuelve especialmente intenso en pequeños entornos rurales como los de Salen o Calgary. De hecho, la ciudad canadiense con el mismo nombre lo toma de este famoso paraje escocés. También es imprescindible coger un barco y recorrer el entorno de la península de Aros. Podremos contemplar ballenas enanas y delfines en su hábitat natural. Y ya que estamos en el mar, acercarnos hasta la pequeña isla de Iona y contemplar su vieja abadía.
  • Hay varios castillos en Mull , de diferente periodo histórico y en distinto estado de conservación. No obstante, destacan dos. Por una parte, el de Duart, que data del siglo XIII y que fue en su día la residencia del clan McLean. Hace algunos años fue el escenario de la película La Trampa, protagonizada por Sean Connery y Catherine Zeta- Jones. El castillo de Torosay, por su parte, es bastante más moderno. Data del siglo XIX y es de estilo neoclásico. Otro castillo interesante, aún y no estar entre los más importantes, es el de Glengorm.
  • Tobermory, más conocida como 'Balamory'

  • Tobermory: Es la localidad más poblada de la isla con apenas 700 habitantes, y se caracteriza por la línea de casas coloridas que conforma frente al puerto. Un detalle encantador que ha sirvió de inspiración para uno de los programas infantiles más populares del país. Balamory, una especie de Barrio Sésamo, se grabó en este pueblecito entre 2002 y 2005. Por este motivo es habitual en la isla el turismo familiar.

Como vemos, la Isla de Mull ofrece atractivos distintos pero complementarios que ejercen de motivo perfecto para dejarse caer por allí. Si planificáis una ruta por el lugar, sobre todo si lo hacéis en verano, no olvidéis tener en cuenta esta parada.

Foto: Iona. por The Welsh Poppy y Tobermory por wjmarnoch en Flickr.com.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...