Galicia desde el corazón

Galicia es tierra de verde y mar, comida insuperable y experiencias inolvidables. Así lo han sentido mis padres estas vacaciones, y así nos lo han explicado a su vuelta y durante su viaje. De La Coruña a Vigo, pasando por la isla de La Toja y las Rías Baixas.

Mis padres acaban de volver de Galicia. Era el sueño de su vida, pasar unos días en el norte, disfrutar de las extensiones de verde, del mar y del marisco, de la tranquilidad de la naturaleza. Y es que cuando la vida te da pocas oportunidades de disfrutar de unas auténticas vacaciones, no hace falta irse a la otra punta del mundo para ser feliz. Así que mi hermana y yo, dispuestas a cumplir el sueño de mis padres, les buscamos hoteles en Galicia para facilitarles la labor.

Todavía no he podido ver las fotos que han hecho, porque como digo, acaban de regresar. Pero tengo varias imágenes en mi mente de todo lo que han visto gracias al entusiasmo con el que me han ido explicando su viaje por teléfono. Un entusiasmo que les salía del corazón.

La Coruña

La Coruña

En La Coruña han alucinado con la línea de la costa, que gracias a su forma de hoz permite ver una punta de la ciudad desde la otra, con el mar entre medias. Por algo llaman a esta ciudad el Balcón del Atlántico. Hay un tren turístico que hace la ruta por la costa y por el interior, así que en cuanto lo descubrieron, dejaron aparcado el coche de alquiler y se subieron al tren.


Su siguiente parada ha sido Santiago de Compostela. Me explicaba mi madre esa noche que llegaron reventados al hotel, de tanto andar por el casco histórico. Por suerte, es fácil encontrar allí lugares para reponer fuerzas, desde marisquerías hasta puntos de venta de Tartas de Santiago, en los que estoy segura de que mi padre, amante del dulce donde los haya, habrá disfrutado como un niño.

Después de pasear por el casco antiguo de Santiago y de admirar su Catedral entre otras cosas, el siguiente alto en el camino era la isla de la Toja, situada frente a O Grove, unida a ella por un puente decimonónico. Una isla casi paradisíaca, donde relajarte en medio del arrullo del mar, campos de golf y hoteles de lujo.

Catedral de Santiago

Catedral de Santiago

Finalmente, Vigo y las Rías Baixas. Ciudad marinera donde han disfrutado de una de las mejores mariscadas de su vida. Además, la Ría de Vigo es considerada como una de las más bonitas, abriéndose camino de las islas Cíes hasta la ensenada de San Simón y con algunas de las villas marineras más interesantes. Es sus playas, mis padres han disfrutado de un día de sol espectacular.

Han vuelto con un moreno espectacular y una sonrisa de oreja. Ahora toca disfrutar de las fotos, ¡y de la estupenda remesa de embutidos gallegos que han traído consigo!

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...