Conoce San Bartolomé, en Lanzarote

Lanzarote es una isla canaria encantadora para visitar, pero que además de sus destinos más populares, tiene otras localidades que también valdrá la pena visitar y conocer: en este caso, te contamos un poco sobre San Bartolomé, en el centro de la isla.

Lanzarote es uno de los destinos canarios que cada verano cobra nueva vida en sus playas y centros de ocio, en sus localidades y lugares de interés. Más allá de su capital, Arrecife, de sus playas encantadoras, con la zona de Puerto del Carmen como una de las estrellas o del Parque Nacional de Timanfaya, la isla se continúa en toda su extensión, con lugares menos conocidos y explorados por el turismo, como San Bartolomé.

Ubicado en el centro de la isla, en la provincia de Las Palmas, es uno de los tantos destinos por conocer. Se trata de un pintoresco núcleo urbano que ha sabido mantenerse bastante apegado a sus raíces agrícolas, y que combina un aire encantador con playas, los volcanes del Parque Nacional de Timanfaya como telón de fondo, viñedos e interesantes construcciones predominantemente blancas.

De los arenales, la Playa de la Honda es la más conocida: con casi 2 kilómetros de largo y 85 metros de medio, se ubica al lado del aeropuerto y cuenta con arena dorada y de grano medio. Las aguas son mayormente tranquilas, aunque hay quienes se acercan a ellas a practicar windsurf los días de mayor oleaje.

Se encuentra en un entorno semiurbanizado, con un bonito paseo marítimo que recorrer y con todos los servicios necesarios para un día de playa a todo disfrute. Más allá de esta playa, se podrá acceder a la de Guacimeta, conformada en realidad por una sucesión de arenales de aguas calmas y limpias.

Dentro de sus valores patrimoniales, se pueden mencionar a la Casa Ajei, hoy convertida en un centro cultural, y a la Casa del Mayor Guerra, declarada de Interés Cultural. Pero si hablamos de cultura no podemos dejar de hacer referencia a la Casa Museo del Campesino, y a la gran escultura del artista César Manrique, que rinde homenaje al agricultor de Lanzarote y que destaca por sus formas geométricas, figura que tanto ha tenido que ver antaño con su desarrollo y crecimiento.

El edificio que alberga el museo, una réplica de lo que es la vivienda popular, acoge en su interior una interesante muestra de artesanías, objetos y herramientas relacionados con la cultura de la isla, y, además, con la agricultura. Si se visita este importante centro de cultura habrá que reservarse también una horita para ir a su restaurante y disfrutar de la gastronomía más representativa de Lanzarote, sin obviar algún buen vino como maridaje perfecto.

Hacia el norte, comienza la zona de cultivos: con las hortalizas y legumbres como protagonistas, que crecen en lo que es el territorio del jable, una zona muy fértil y propicia para trabajar la tierra y que desde años forma parte del diario vivir de tantos locales de la comunidad.

Lo bueno es que hoy día tienes la posibilidad de hacer turismo aquí: puedes ir viendo hoteles en Lanzarote, disfrutar de sus espectaculares playas y dejarte seducir por San Bartolomé u otras de sus localidades, que forman parte de los secretos mejor guardados de esta bonita isla.

Finalmente, y ya del otro lado del centro de la ciudad, para el sur, se podrá conocer el paraje de La Geria, con sus pequeños caseríos y viñedos: las cepas se cultivan en grandes hoyos que se excavan en la tierra, que se protegen del viento y de las inclemencias del clima con muros de piedra que se construyen en forma de medialuna. No faltarán bodegas por visitar ni paisajes únicos por descubrir.

Foto: terry Wha

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...