Castellón, del mar a la montaña en un santiamén

Castellón tiene la virtud de que en pocos kilómetros puedes pasar de increíbles playas a senderos montañosos por el interior en menos de 5 minutos. Poblaciones como Peñíscola, conocidas por sus turísticas playas, pueden sorprendernos con detalles históricos importantes, como el Castillo de dicha población. Y del mar o la montaña, puedes pasar a la tranquilidad de los balnearios de Montanejos, o al turismo rural en el interior.

A estas alturas del año son típicas las discusiones para encontrar el destino perfecto. Normal, todo el año trabajando, y cuando llegan las soñadas vacaciones ya te visualizas haciendo la planta tumbado al sol con tus amigos… pero ellos prefieren irse a la montaña a hacer senderismo. Primera en la frente.

Por suerte, hay destinos que son ideales para reconciliar posturas. Permitidme que os sugiera uno: la provincia de Castellón. Para los que penséis que me he vuelto loca, id buscando ya hoteles en Castellón, porque al final de este artículo os dejaré convencidos. Aquí van mis argumentos.

Castillo de Peñíscola

Castillo de Peñíscola

En Castellón podemos pasar de la playa a la montaña un plis plas. Para los amantes del sol que pueden pasar horas tumbados cual lagarto en la arena, la Costa Azahar brinda la clásica oferta de playa en las conocidas poblaciones de Benicàssim, Oropesa del Mar (ciudad de vacaciones) o Peñíscola. De acuerdo, un poco saturadas de gente en la época estival, pero permitidme que os diga que tantos turistas no pueden estar equivocados.


Además, todas estas poblaciones tienen otros atractivos a parte de sus playas. Peñíscola, por ejemplo, cuenta con su majestuoso Castillo, construido por los templarios en el siglo XIII. Es una obra única que merece una visita. Benicàssim, por su parte, es un pueblo de origen árabe, cuyas agrestes montañas se alzan muy muy cerca de unas playas magníficas. Estas montañas tan cercanas a la costa configuran el singular Desierto de las Palmas.

Desierto de las Palmas

Desierto de las Palmas

Si lo que estáis buscando es alejaros de las aglomeraciones, también hay otras playas menos conocidas, pero no por ello menos encantadoras. Es el caso de las playas de Almassora, una pequeña población salpicada de ermitas medievales, que todavía no conoce el bullicio propio de otras zonas.

¿Que estáis cansados de playa? Ningún problema. Calzaos las botas de montaña, y preparaos para hacer senderismo. Castellón posee varios senderos señalizados que te adentrarán en las zonas del interior. Desde estos senderos podrás descubrir lugares únicos, fruto de un increíble patrimonio mediterráneo, y también las tradiciones y la cultura de Castellón.

Morella, por ejemplo, es la ciudad turística por excelencia con una gran cantidad de monumentos que reflejan el paso de la historia. En sus alrededores encontrarás una amplia oferta de turismo rural en casas antiguas rehabilitadas. Pero no todo tiene que ser turismo rural o playas, en la población de Montanejos por ejemplo, podrás relajarte en sus balnearios y quedarte como nuevo.

Como ves, hay infinidad de opciones. Y seguro que me he dejado muchas. Quizá vosotros podáis mencionar algunas más para acabar de convencer a los indecisos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...