Capri, un destino donde reencontrarse con la naturaleza

La Isla de Capri, al oeste de Italia, es un destino de gran belleza natural, pintoresco, con bellas playas y cantidad de actividades para realizar. Dentro de la amplia propuesta se puede escoger entre varios caminos y senderos para recorrer mientras se admiran los paisajes más bellos de esta bien dotada tierra insular.

La bella isla de Capri, bañada por el Mar Tirreno, pintoresca y natural

Capri es un destino de gran atractivo en el golfo de Nápoles, bañado por el mar Tirreno, al oeste de Italia: una tierra con hermosos paisajes, misteriosas cuevas y un terreno escarpado, decorado por naturaleza en su estado más puro y por casitas coloridas desparramadas a modo de anfiteatro, todo ello ideal para los amantes de la naturaleza y el mar, y para los aficionados al senderismo y a las rutas.

Desde la década del 50 que este destino es muy popular por su bellísima costa mediterránea, su poblado y sus tiendas de lujo, todos atractivos que atraen todo tipo de turistas: desde los viajeros de lujo hasta grupos familiares, pasando por quienes sólo quieren disfrutar de bonitas playas y por aquellos que busquen recorrer sus caminos y paisajes, a pura fuerza de piernas.

Antes de pasar a mencionar tres de las varias opciones de caminos y rutas que se pueden hacer hoy en día, recordemos que esta isla fue colonia griega, y ya en la época romana, uno de los lugares favoritos por los emperadores.

La Migliera es un sendero que se extiende sobre lo que era la antigua vía romana y recorre desde el Capodimonte, escalera grecorromana, atraviesa la comuna de Anacapri (una de las dos que conforman esta isla), lleva hasta el mirador de las calas del Tuoro y del Limmo, y culmina en Punta Carena y el Faro, uno de los emblemas de Capri.

Esta isla italiana también ofrece interesantes recorridos y senderos para realizar

Ahora bien, si lo que se quiere es tener las mejores panorámicas de este destino, será necesario sumergirse en la experiencia de subir el Monte Solaro, la cumbre más alta con sus casi 590 metros de altura.

Aunque también se podrá acceder por intermedio de la telesilla (desde la Plaza Vittori), si estás en búsqueda de turismo activo podrás ascenderlo a pie a través del sendero que se inicia en donde se unen la via Capodimonte y la via Monte Solaro. Desde lo más alto, podrás observar en todo su esplendor la Isla, los golfos de Nápoles y Salerno, y la cercana isla de Ischia.

Finalmente, y para relajarse un poco tras la actividad, tampoco querrás perderte un recorrido por senderos en el Parque Filosófico, una experiencia más tranquila y donde respirar aire puro y reflexionar con la inspiración de grandes pensadores que acompañarán el camino con sus máximas y pensamientos inmortales.

Fuente Blogs.NationalGeographic

Foto 1 Wikimedia
Foto 2 Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...