Borácay reabre sus puertas, pero con nuevas medidas de control turístico

Nuevas normas en cuanto a la llegada de turistas a la isla de Borácay, en la cual se quieren evitar problemas a toda costa.

Control en Borácay

A principios de este año la paradisíaca isla filipina de Borácay tuvo que ser cerrada al público debido al estado que presentaba, ya que estaba bastante contaminada. ¿Los motivos?, de todo un poco, desde generación masiva de basura hasta los vertidos de aguas residuales en las zonas de costa. Tras el cierre de la isla y los 6 meses de limpieza integral que se ha llevado a cabo, hace muy poco las autoridades filipinas decidieron abrir momentáneamente la isla para que algunos afortunados pudieran visitarla. La apertura solo era para turistas locales, no pudiendo visitar la isla turistas de otros países hasta el 26 de octubre.

Aunque aún está en proceso de rehabilitación, la isla puede visitarse y que así se pueda conocer el daño que ha sufrido y todo lo que se ha realizado para mejorarla. A pesar de que las autoridades están convencidas de que la limpieza ha sido excelente y que la isla se rehabilitará por completo, aún queda mucho por hacer, sobre todo en labores de mantenimiento. Por este motivo se han establecido unas normas estrictas para que no vuelva a ocurrir esta situación.

Lo cierto es que la isla de Borácay siempre ha albergado un gran número de turistas y fiestas, teniendo en cuenta que se trata de una región de apenas 30.000 habitantes ha llegado a tener hasta 2 millones de visitas. Algo verdaderamente impensable. Y lo peor de todo, lo que eso conlleva, residuos, basura… de ahí que la isla estuviera en muy mal estado.

Para evitar el problema las autoridades han decidido imponer una serie de restricciones, principalmente en la zona de White Beach, una de las mejores playas de la isla, así como una de las que más ha sufrido. Así, en esta zona no se podrá beber ni fumar y tampoco se permitirá la fiesta de LaBoracay, una conocida fiesta veraniega que suele atraer a más de 60.000 turistas a la región.

¿Qué otras medidas se llevarán a cabo? Hay muchas más. El número de visitantes también estará restringido, no pudiendo llegar a la isla más de 19.000 personas forasteras en un mismo periodo de tiempo. Además, se han reducido notablemente las habitaciones en las estancias hoteleras, si antes había 12.000 ahora solo habrá la mitad. Además, todos los que quieran pernoctar en la isla deberán presentar una reserva por anticipado a las autoridades competentes. Tampoco se abrirán los casinos, algo que ha fastidiado bastante a la compañía china Galaxy Entertainment, ya que había puesto 500 millones de dólares sobre la mesa para construir un gran complejo.

Cambios en Borácay

Las actividades acuáticas como el buceo o montar en canoa se prohibirán temporalmente y no podrá haber luces eléctricas en el entorno de la playa, ni tampoco tiendas de souvenirs. Los amantes de los fuegos artificiales solo los podrán ver hasta las 21:00 de la noche y deben olvidarse de las barbacoas playeras o de llevarse plásticos de un solo uso como las botellas.

Después de que el presidente Rodrigo Duterte describiera Borácay el pasado mes de abril como un verdadero pozo negro, parece que ahora la isla ha recobrado un poco de colorido gracias a la limpieza que se ha llevado a cabo y las técnicas de rehabilitación a las que ha sido sometida. Dentro de este contexto Benadette Rómulo Puyat, secretaria del Departamento de Turismo, ha reconocido que el proceso de mejora y rehabilitación va por buen camino, sin embargo no estará completado hasta finales del mes de diciembre. Un proceso que se ha hecho por fases y del cual de momento hay que esperar a ver todos los resultados.

Puyat comentó que los turistas deben ser conscientes de ello y que no tienen que esperar a ver una isla 100% rehabilitada, puesto que aún no se ha terminado. Es por ello que también añadió que los visitantes deben ser precavidos y respetuosos y regirse por la nueva normativa impuesta en la isla. Por su parte, José Clemente, presidente del Congreso de Turismo en Filipinas, también tuvo unas palabras para Borácay, corroborando lo que dijo Puyat y comentando que la rehabilitación se está haciendo adecuadamente. En estos momentos los problemas de alcantarillado que presentaba la isla han sido subsanados por completo, al igual que los de las aguas residuales y la basura, aunque aún se están llevando a cabo obras de mejora en las carreteras.

En cualquier caso, aunque la isla de Borácay es un destino idílico para los turistas, teniendo en cuenta la situación por la que está pasando, si queremos visitar un lugar paradisíaco Filipinas ofrece un gran número de regiones alternativas. Para aquellos que piensen visitar Filipinas en los próximos meses pueden decantarse por las Islas Calamian, las Islas Visayan, o Siargao. Hay muchos destinos interesantes en esta región que nos pueden llevar a vivir unas vacaciones inolvidables, así que solo hay que ponerse manos a la obra para descubrirlos.

Foto: Junhodrunker

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...