La Sirenita de Dinamarca otra vez ha sido asaltada

La Sirenita de Copenhague ha sido atacada por un grupo de defensores de los animales que la han pintado de color rojo.

Vándalos y la Sirenita

La estupenda estatua de la Sirenita de Dinamarca que se encuentra en Copenhague tiene un largo historial de asaltos y ataques por parte de vándalos de todos los estilos. En el pasado le cortaron la cabeza y también perdió algunos de sus brazos. En esta ocasión lo que ha ocurrido es que la han pintado de color rojo.

El motivo ha sido denunciar a Dinamarca por la escasa defensa que está haciendo de las ballenas que se encuentran en las Islas Feroe. En realidad se puede decir que los defensores de los animales tienen buenos motivos para quejarse, aunque la violencia contra obras artísticas nunca debería ser aprobada. Su punto de vista se encuentra en que Dinamarca no mueve pieza para evitar las crueles cacerías de ballenas que están ocurriendo en este entorno.

Los balleneros y pescadores utilizan una serie de técnicas muy polémicas que implican acorralar a las ballenas para después tener la oportunidad de cazarlas de forma masiva y cruel. Esto ha llegado a oídos de quienes defienden a los animales y están intentando hacer todo lo posible para que dejen de hacerlo. Pero de momento ni acciones tan desafortunadas como la del ataque a la Sirenita han surtido efecto en las autoridades.

¿Vais a poder ver la Sirenita en condiciones si visitáis Copenhague? La respuesta es afirmativa. Por suerte no vais a tener que preocuparos, al menos hasta que sufra otro ataque. Las autoridades ya han enviado un equipo de limpieza que ha eliminado la pintura roja de la estatua para que la obra basada en la historia de Hans Christian vuelva a tener su aspecto tradicional. Por otro lado, todavía se está investigando para descubrir cuál es el grupo radical de defensa de los animales que ha perpetrado esta acción contra una de las mayores obras de arte del país.

La estatua es uno de los monumentos que debemos fotografiar cuando visitemos Copenhague y tiene un aire que destila nostalgia y ternura a partes iguales. Si estamos de turismo por la zona os recomendamos que os hagáis una foto cerca y que disfrutéis con una obra de arte que quién sabe cuánto tiempo terminará soportando los ataques de los vándalos. Porque ya se sabe que cada vez hay más peligro para este tipo de obras que están expuestas a las decisiones desconsideradas de ciertas personas. Esta vez no han sufrido solo las ballenas, también lo ha hecho la Sirenita.

Vía: The Telegraph

Foto: reverent

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...