Festival de Hielo y Nieve en Harbin, China

¿Qué harías si vivieras en una ciudad que en invierno puede alcanzar los -40º? Los habitantes de Harbin (Heilongjiang, China) lo tienen claro: construir las esculturas de hielo y nieve más impresionantes del planeta. Lo hacen en el Festival de Hielo y Nieve, una cita anual que se repite sin falta desde hace más de 25 años y en la que los mejores del mundo exponen sus monumentales obras.

¿Qué harías si vivieras en una ciudad que en invierno puede alcanzar los -40º? Los habitantes de Harbin (Heilongjiang, China) lo tienen claro. Además de volcar sus esfuerzos y ocio en los deportes de invierno, dedican esa temporada a construir las esculturas de hielo y nieve más impresionantes del mundo. Y lo hacen a través de un festival que empezó a celebrarse en 1963, que se convirtió en cita anual en 1985, y cuya repercusión y belleza atrae hoy a visitantes y concentra a expertos en la materia de todos los puntos del globo. Además de escultores chinos, rusos, japoneses o americanos, también los hay de españoles. Todos ellos intercambian experiencias y compiten por presentar la mejor obra en una muestra que se celebra cada mes de enero.

Harbin en enero se divide en dos: la ciudad de cemento y la de hielo

De este modo, el Festival de Hielo y Nieve de Harbin es el evento por excelencia de las esculturas congeladas. Su origen se encuentra en las linternas de hielo con las que campesinos y pescadores de la zona se alumbraban en invierno, consistentes en un cuenco fabricado con agua helada en el interior del cual se introducía una vela. Tras su popularización y frecuente uso en fiestas tradicionales, la costumbre fue a más hasta convertirse en el acontecimiento artístico que es hoy.

El festival en sí mismo se celebra en el Parque Zhaolin, lugar donde se instalan las obras de los participantes. Edificios, animales, personajes, costumbres,  fábulas y leyendas… Desde la Muralla China hasta el Kremlin, pasando por todo tipo de referencias. Cualquier representación de cualquier lugar del planeta tiene cabida en esta muestra escultórica de gran magnitud y belleza. Además de las dimensiones, a tamaño más que real, de muchas piezas, por la noche se alumbran con luces de colores que hacen que el lugar parezca una verdadera ciudad. Lo mejor de todo ello es que algunas incluso son participativas. Además de poderse entrar en ellas, disponen de divertimentos como toboganes o paredes para escalar que hacen las delicias de los más pequeños. El otro lugar imprescindible para disfrutar del enero en Harbin es el Parque de la Isla del Sol, que alberga una muestra de esculturas de hielo.

Visitar Harbin en invierno es imprescindible, pero si eres muy friolero, te informamos que si lo haces en verano podrás disfrutar de un clima cálido y húmedo que alcanza temperaturas de hasta 40º. Si el bochorno te lo permite, puedes darte un paseo por esta curiosa ciudad y descubrir el segundo de sus grandes encantos. Se trata de la gran influencia de la cultura rusa en el lugar, consecuencia de la ocupación por parte del país vecino durante muchos años. Aunque los rastros estéticos están por toda la ciudad, se hacen patentes en la Iglesia de Santa Sofía, en la actualidad un museo. Pero mejor que ir en verano, insistimos que lo ideal es visitar Harbin en invierno. Tranquilo, ya te hemos hablado de los vestigios rusos en el lugar… El vodka corre como la espuma.

Fuente: TravelChinaGuide.com.

Foto: Harbin Ice World por mickeyvdo en Flickr.com.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...