Así sobreviven al paso del tiempo las cabinas telefónicas de Reino Unido

Las cabinas telefónicas de Reino Unido vuelven a la vida gracias a una nueva serie de ideas introducidas por distintas empresas.

diseños de Giles Gilbert Scott

Reino Unido tiene tantas imágenes icónicas que es difícil quedarnos con una. Pero sus míticas cabinas telefónicas siempre han estado ahí. Por desgracia, han sufrido el riesgo de desaparecer, porque ¿quién sigue usando estas cabinas? No las usa ni Superman. Debido a ello las cabinas se han tenido que ajustar a los últimos tiempos y buscar otra razón de ser.

Con el tiempo las cabinas telefónicas se han transformado en seña de identidad y por eso las autoridades no han querido que desaparezcan. Por mucho que con los móviles ya no tengan ese uso que les dábamos hasta ahora no significa que tengan que retirarse. Por ello en Reino Unido, en ciudades como Londres, se han llevado a cabo iniciativas para que las cabinas sigan perdurando aunque su función cambie por completo.

A partir de ahora estas cabinas, unas cajas de hierro alargadas y con techos abovedados que todos reconocemos, se van a usar para otras cosas distintas.

Giles Gilbert Scott fue el artífice de este diseño que finalmente se instauró en 1924. Hoy 93 años después las cabinas siguen estando presentes en muchos lugares del Reino Unido, pero apenas se utilizan para hacer llamadas. Los ciudadanos británicos no quieren perder la esencia de las cabinas telefónicas y no están dispuestos a que desaparezcan de la noche a la mañana. Teniendo en cuenta este escenario hay muchas empresas que se han ofrecido a darles un nuevo enfoque. Una de las más destacadas es British Telecom, la compañía de telecomunicaciones comenzó no hace mucho una iniciativa en la que animaba a las grandes empresas a adoptar una de estas cabinas. El objetivo era que pudieran adquirirlas por un precio simbólico como una libra.

Gracias a esta propuesta, muchas compañías se pusieron en marcha y decidieron hacerse con alguna de las cajas rojas más famosas del mundo. Así surgió la cadena Red Kiosk Company que regenta un grupo de cabinas telefónicas que se han convertido en auténticas tiendas de souvenirs donde se venden, entre otras cosas, gafas de sol o sombreros. Esta compañía está asentada en la ciudad de Brighton y ha adquirido 500 cajas telefónicas en todo el país para crear estas nuevas tiendas.

También hay quien ha apostado por montar una cafetería dentro de estas reducidas 4 paredes. Umar Khalid es uno de los precursores de esta idea y ha logrado montar un pequeño café cerca de Hampstead Heath, una zona muy concurrida de parques cercanos a los suburbios de la ciudad. Su establecimiento, Kape Barako, es uno de los que más visitas registra a lo largo del día. La idea de las cafeterías ha llegado hasta las aldeas más pequeñas de Reino Unido. Concretamente una de las más famosas es la ubicada en Merrywell, una localidad escocesa dentro de la ciudad de Ballogie, muy cerca del Parque Nacional de Cairngorms. Aquí los habitantes pueden disfrutar del mejor café dentro de una de estas cabinas de teléfono.

publicidad en las cabinas

La Biblioteca de Lewisham es otra institución que ha apostado por la conservación de estas cajas rojas. Muy próxima a los suburbios situados en el sureste de Londres, gracias a su adquisición todos los que visiten la biblioteca contarán con un espacio único. Finalmente, la empresa Pod Works es otra de las compañías que han decidido hacerse con algunas de las cabinas telefónicas. En este caso, las han convertido en pequeñas oficinas para el turismo y allí los visitantes contarán con todas las herramientas necesarias para no perderse ningún momento durante su viaje. En su interior tenemos varias impresoras, una pantalla de 25 pulgadas, cientos de enchufes y hasta una máquina de bebidas.

Aunque estas son algunas de las nuevas funciones que han adoptado las clásicas cabinas telefónicas de Reino Unido no se descarta que otras empresas puedan adquirir otras de estas cajas para evitar que así desaparezcan por completo. De momento, muchas de ellas ya están en uso y se espera que las restantes terminen también por ser adoptadas.

Lo que vemos con esta iniciativa es una estupenda forma de demostrar el amor de una sociedad hacia uno de sus símbolos más representativos. En otros lugares los ciudadanos habrían luchado para conseguir que las cabinas se mantuvieran en pie sin ningún tipo de cambio, sin hacer caso a las obligaciones que impone el paso del tiempo y del progreso. Pero lo que han hecho los británicos ha sido asumir la situación y buscar una forma de que las cabinas puedan existir dentro del nuevo status quo en el cual vivimos, donde los móviles ya las han eliminado por completo.

Así que la próxima vez que viajéis a Reino Unido no olvidéis fijaros en las cabinas, porque es posible que os estén proporcionando algo que os pueda interesar. Libros, cafés, souvenirs… ahora van a tener prácticamente cualquier cosa que se nos pueda ocurrir para que sigan vivitas y coleando en el paisaje británico.

Foto: dudescienceUnsplash

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...