El Árbol de la Vida

Si nos dijeran que en el planeta todavía persiste, y con buena salud, un ser viviente de más de 400 años de edad, aislado, perdido en algún remoto paraje del mundo sería difícil de creer y costoso de imaginar. Pero es cierto. No es una persona ni un animal, ni un insecto siquiera. Se trata de un árbol, considerado maravilla natural, en mitad del desierto. Una acacia con cuatro siglos a sus espaldas, rodeado a menudo por una extraña neblina que a los árabes les ha llevado a llamarle «la montaña de humo». Para el resto, se ha convertido en símbolo del Árbol de la Vida, tan representado en libros y películas. Su lugar está en Bahréin. Esta puede ser una alternativa a los tradicionales cruceros por el Mediterráneo o por el Caribe. Es hora de tomar un crucero rumbo a otra dirección, y algunos como Pullmantur cruceros nos pueden servir de referencia.

árbol de la vida

El Árbol de la vida en mitad del desierto.

El Árbol se mantiene joven, verde, con un aspecto envidiable en pleno desierto. Sus dimensiones impresionan bastante. Nada a su alrededor le acompaña. Está situado a 134 metros sobre el nivel del mar, cerca del monte Jebel Dukhan, en el punto más alto de Bahréin. Su larga vida apasiona a todos los turistas y constituye uno de los grandes misterios del mundo: el agua brilla por su ausencia en kilómetros a la redonda. Las raíces están hundidas en la arena, en una arena donde parece imposible que pueda crecer ninguna planta. Pero este gigantesco árbol sigue florenciendo en mitad de la nada.

Barhéin es un país formado por cinco pequeñas islas en medio del Golfo Pérsico. Cuenta con grandes atractivos turísticos, desde la Gran Mezquita (uno de los templos musulmanes más grandes del planeta) y su impresionante y lujosa Biblioteca Nacional; el Zoco Tradicional de Manama (para ir de compras sin prisa, una experiencia completamente distinta al tradicional shopping); y la playa Al Jazzaier, hasta todo un magnífico patrimonio arqueológico como la fortaleza Qal’at Al Bahrain, también llamado el Fuerte de Bahrein, del siglo XVI. Pero sin duda, el mayor misterio lo encierra el Árbol de la Vida. Se cree que Bahrein fue el lugar donde se situaba el Jardín del Edén y que esta acacia de 400 años sería descendiente de aquellos árboles del paraíso. Cuenta la leyenda que quien toque el árbol volverá a Bahréin. También se dice que un ángel con una espada flameante en la mano custodia el árbol permanentemente… Habrá que ir para comprobarlo.

Fuente: meridianos.blogspot.com

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...