Twelve Parsecs, el Airbnb no oficial de Star Wars cerca de Disneyland

Cerca de Galaxy’s Edge se encuentra un Airbnb que sus creadores han personalizado para que las habitaciones parezcan escenarios de Star Wars.

Twelve Parsecs el Airbnb no oficial de Star Wars cerca de Disneyland

El fenómeno Star Wars sigue con fuerza por mucho que la saga principal «haya terminado» con el estreno pasado de la última entrega en cines. En Estados Unidos la popularidad de la franquicia está en lo más alto gracias a, entre otras cosas, la zona Galaxy’s Edge que se inauguró hace poco en el parque temático Disneyland de California. En ella podemos disfrutar de un entorno envolvente que nos hace sentir como si estuviéramos dentro de uno de los planetas del universo cinematográfico.

Y esta popularidad, por supuesto, le da ideas a los emprendedores. A unos 15 kilómetros del parque temático se encuentra la vivienda Twelve Parsecs, que se encuentra disponible en Airbnb para que los fans de La Guerra de las Galaxias puedan reservar alojamiento y pasar una noche inolvidable. El alquiler se realiza de la villa al completo que se encuentra formada por nueve habitaciones. Y cada una de ellas está tematizada con un planeta o localización de Star Wars diferente, por no mencionar que todos los demás lugares de la casa también tienen detalles especiales que los harán fantásticos para los fans, desde la cocina hasta los baños o la sala de estar.

Pero no hay duda de que lo más imponente son las habitaciones. Para su diseño se ha combinado pintura a mano en las paredes con dibujos que nos trasladan a los planetas de la saga, en algunos casos con un resultado fantástico, con construcciones que sobre todo personalizan las camas. Es como si durmiéramos en uno de los típicos escenarios que se montan en los grandes eventos para hacer partícipes a los fans de todo lo que les gusta.

Por otro lado, hay que decir que los responsables de la villa, en la cual también tenemos piscina, se han esmerado mucho por demostrar que son grandes fans de Star Wars. Dicen que han dejado varios huevos ocultos, detalles visuales que solo los más seguidores de la franquicia encontrarán y reconocerán. De esa forma nos dan un poco de entretenimiento, aunque los muchos libros sobre Star Wars que hay por la casa y posiblemente las películas, que también estarán por algún armario, serán más que suficiente diversión.

Twelve Parsecs

Volviendo a las habitaciones, están dispuestas para que las ocupen los fans eligiendo en qué planeta prefieren dormir, aunque también dependerá del tipo de cama en el que estemos interesados. Por ejemplo, el dormitorio principal tiene forma de interior de nave espacial, con su panel de control iluminado con un sistema de luces que nos hará soñar que estamos cruzando la galaxia. Para que la ambientación sea superior tenemos las paredes pintadas con una representación del espacio exterior que resulta de lo más detallada. Otra de las habitaciones nos traslada a las nubes, dado que la cama está recreada con nubes 3D e incluso dispone de una máquina de niebla artificial que se activa para que sintamos que estemos flotando. En otro de los cuartos nos trasladamos al planeta Dagobah e incluso podemos ver la silueta del maestro Yoda en una de las paredes.

Para quienes busquen un decorado más lúgubre hay una caverna del hielo y los niños lo que pueden hacer es ocupar la habitación inspirada en las primeras aventuras de Anakin Skywalker, que se encuentra ambientada en el circuito de pods que pudimos disfrutar en el episodio 1. Por supuesto, las camas no podían tener otra forma: son auténticos pods como el que conduce el protagonista de la película. Para quienes estén buscando otros estilos no hay de qué preocuparse, dado que la variedad es enorme. Tenemos, por ejemplo, el lugar de la batalla entre Obi-Wan y Anakin que resultó definitiva para la primera trilogía. Y también hay una habitación de auténtica princesa. Las dos últimas habitaciones que hemos dejado para el final hemos de reconocer que nos encantan. Una de ellas es la que nos traslada a la aldea de los ewok, mientras que la otra es uno de los dormitorios donde duermen las tropas de asalto, dotada de una iluminación que resulta simplemente genial.

Dicen los responsables de este Airbnb que no están afiliados a Disney ni tienen ninguna relación con la compañía tal y como se podía deducir. Ahora nuestra pregunta es cuánto tiempo tardará la empresa del ratón en meter mano en su vivienda y en cortarles el grifo. Porque quizá tendrían manga ancha si estuvieran en cualquier otro lugar, pero a 15 minutos de Disneyland nos da la sensación de que les van a tratar de competencia y se los van a quitar de encima en poco tiempo. Habrá que ver qué ocurre, pero con Disney no suele haber ningún tipo de detalle cuando hay alguien que se salta los copyright de sus productos y marcas para hacer beneficio. Lo que sí podría hacer Disney sería tomar nota de su proyecto, porque no se puede decir que no hayan clavado el concepto del que podría ser el mejor hotel de Star Wars.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...