Hoteles Divorcio: una escapada anti romántica

Así como hay destinos idílicos para parejas, destinos para Luna de Miel y ofertas especiales para parejas que desean una escapada romántica, también hay oferta para quienes necesitan todo lo contrario.

Divorce Hotel es una firma hotelera holandesa de ese estilo; y por “todo lo contrario” nos referimos a que no busca acercar a los miembros de la pareja sino separarlos legal y totalmente. Divorciarlos.

Así, este hotel, en vez de brindar servicios de copas y cenas a la luz de las velas para las parejas, ofrece un buró de abogados y mediadores especializados en la división de bienes cuya misión es asesorar a los miembros “divorciables” durante una estadía en el hotel para que puedas completar su trámite de divorcio con todo y la documentación.

Así, una visita a Holanda puede ser la mejor forma de terminar con tu matrimonio y quizás la última escapada que la pareja haga de a dos. De hecho, puede que sea de las pocas cosas en que ponerse de acuerdo.

El concepto del hotel que tiene planeado extenderse hacia muchos otros países ofrece a esposos y esposas la documentación legal pertinente, el asesoramiento especializado y los trámites ágiles para llegar casados y, prácticamente, volver divorciados dos días después.

Durante estos dos días de estancia en el hotel no habrán excursiones, cenas románticas o sesiones de spa, en cambio sí habrán repartición de activos, pagos de pensión alimentaria y establecimiento de régimen de visitas para los hijos de la pareja que inicia el trámite de divorcio. Todo por una tarifa fija.

La idea original es del empresario Jim Halfens, quien dijo que vio un hueco en el mercado en un país donde el divorcio promedio puede tardar meses en completarse y es por ello que el concepto del hotel apuntala esta falencia: “Cuando salen del hotel, todo el trabajo está hecho y la única cosa que sucede a continuación, en la ley holandesa es que tienen que mostrar el acuerdo a un juez en los Países Bajos y que tiene un par de semanas. Ellos andan divorciados de esta puerta, y para hacerlo oficial lleva un par de semanas.”

El gerente de ventas, Ninke Bons, explica que las parejas muchas veces hacen el check-in en conjunto, pero optan por alojarse en habitaciones separadas.

Entre las muchas consideraciones especiales de este hotel, los huéspedes no son invitados a responder si la han pasado bien durante su estadía y hay rigurosos controles sobre posibles riñas entre cónyuges en procesos de divorcio complicados.

El holandés dueño de la idea ha firmado acuerdos con seis hoteles de alta gama en los Países Bajos y ahora quiere llevar la idea a los Estados Unidos, Gran Bretaña, Italia y Alemania.

El New York Times dice que está negociando con los hoteles en varias ciudades, incluyendo Nueva York y Los Ángeles, así como con firmas de abogados y dos compañías de producción de televisión para hacer un reality show.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...