Vuélvete minero en Suecia y duerme a 155 metros bajo el suelo en su Hotel Silvermine

Suecia, el quinto país más extenso de Europa cuenta con uno de los hoteles temáticos más curiosos del país. La Sala Silvermine es una de esas maravillas que no te puedes perder cuando viajas a este país escandinavo. ¿Por qué? Porque se trata de un hotel que ofrece a sus huéspedes la oportunidad de disfrutar de una noche en una auténtica mina.

Y no es de extrañar que sea, precisamente, una mina ya que Suecia, durante mucho tiempo, fue un importante exportador de hierro, cobre y madera lo cual le permitió obtener el capital necesario para la mejora de los transportes y las comunicaciones permitiendo así, la explotación a gran escala de sus bienes naturales, sobre todo en lo que a madera y mineral de hierro se refiere.

La Sala Silvermine -situada en la localidad de Sala, en el centro de Suecia y a 120 kilómetros de Estocolmo- recoge esa esencia historica y la tasladada a una divertida experiencia que la hará especial. Una ocasión única con la que conocer cómo es dormir varios metros bajo la tierra, en concreto a 155 metros bajo el nivel del suelo, a un precio bastante razonable dadas sus características.

Unos precios que van desde los 100 hasta los 200 euros por noche. Un módico precio si atendemos a que estarás tratando con historia puesto que esta mina, ahora reconvertida en hotel, data del siglo XV. Pero puedes estar tranquilo porque la mina es más que segura y además, te permite realizar diversas excursiones a otras partes de ella. No obstante, la guinda de este atractivo pastel la encontramos en la suite subterránea. Un lugar que hace de este hotel el idóneo para la aventura pero también para el romance.

La suite dispone de todo lo necesario -baño completo, comedor y demás servicios- para que te sientas todo lo cómodo que te sea posible, teniendo en cuenta que estas a 155 metros bajo tierra. Pero también, dispones de un bar-restaurante, personal multilingüe que te guiará hasta las diferentes estancias del hotel y con el que podrás comunicarte a través de una radio, una sala de conferencias, parking gratuito, acceso inalámbrico a Internet, accesos habilitados para minusválidos y, a diferencia de otros hoteles, la Sala Silvergruva admite mascotas.

Aunque no queda ahí la cosa ya que, en la superficie, el hotel te permite conocer parte de su historia a través de los elementos minerales -guardados bajo llave- que fueron encontrados en la mina y que, ahora, han sido trasladados a un museo en el interior del complejo o puedes, si lo prefieres, participar de la multitud de actividades al aire libre y deportes de aventura que se ofertan en esta localidad.

Una experiencia, sin duda, inolvidable pero eso sí no apta para claustrofobias y altas sensibilidades a la humedad y a la oscuridad, no olvidemos que no deja de ser una mina. Bonita pero fría. Y es que, al tratarse de un hotel subterráneo y no de un hotel cueva, la temperatura en el interior de las minas es de dos grados durante todo el año, mientras que en las suites se alcanzan los 18 y la cama cuenta con edredón y mantas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...